Seleccionar página
  Blog

Tipos de cirugía bariátrica

Los tipos de cirugía bariátrica más utilizados son la manga gástrica y el bypass gástrico laparoscópico. Ambos por su eficacia en el largo plazo.

La cirugía bariátrica es un grupo de procedimientos que básicamente buscan que los pacientes logren mejorarse de sus enfermedades asociadas, bajar de peso sustancialmente, mejorar su calidad de vida y vivir más tiempo.

Manga gástrica

La manga gástrica es uno de los tipos de cirugía bariátrica. Y consiste en reducir la capacidad (volumen) del estómago, cortándolo con una grapadora especial.

Con este procedimiento, los especialistas se aseguran de dejar un estómago delgado como la manga de una camisa (de ahí su nombre). Esto sería equivalente a aproximadamente 300 cc de volumen, es decir, un poquito más de media taza. Cabe destacar que la capacidad de un abdomen de una persona que no tiene sobrepeso es de entre 1.000 y 1.500 cc.

De esta forma, un paciente obeso, logra una saciedad muy precoz y así, el cuerpo comienza a utilizar sus depósitos (grasa corporal), lo que le permite perder peso.

Bypass gástrico

Por su parte, el bypass gástrico, es considerado como una cirugía mixta. Esto, porque se encarga de restringir el volumen de la alimentación. Además, se encarga de malabsorber los nutrientes.

Lo anterior se logra mediante la división del estómago que, a diferencia de la manga gástrica, se realiza en la parte alta de este, de forma transversal y longitudinal.

Además, para lograr el efecto malabsortivo, se corta el intestino delgado (yeyuno) y se une al estómago. Así, la comida pasa directamente, de esta forma se impide la absorción.

¿Puedo ser candidato a cirugía bariátrica?

La cirugía bariátrica nunca es el tratamiento de primera línea. Antes de esto, el paciente debe someterse a cambios en su estilo de vida que involucran alimentación sana, actividad física regular, acompañada de un tratamiento por equipo multidisciplinario.

Sin embargo, cuando los pacientes son obesos mórbidos y no logran bajar de peso con cambios de hábitos o tienen algunas enfermedades asociadas, tales como diabetes, hipertensión o enfermedades cardiovasculares, entre otras, son candidatos de una de estas cirugías.

La opción más adecuada, va a depender de cada paciente, ya que este debe cumplir una serie de características para cada una de las cirugías.