Blog

Problemas a la tiroides: Síntomas y causas

La tiroides es una glándula que se ubica en el cuello y que tiene la función de producir hormonas que van a actuar en todos los órganos de nuestro cuerpo para controlar el metabolismo.

Patologías que afectan a la tiroides

Si bien, existen muchas enfermedades que pueden afectar esta glándula, las más comunes son el hipertiroidismo (aumento de actividad de la glándula) y el hipotiroidismo (disminución de actividad).

Al respecto, el endocrinólogo de Clínica Dávila, Iván Solís, explica que “el hipotiroidismo puede inducir a los pacientes a un aumento de peso discreto, hasta cinco kilos, no más que eso. Si una persona piensa que subió 20 kilos por la tiroides, eso no es así”.

“Cuando se inicia el tratamiento de un hipotiroidismo y la persona sube de peso, por eso, tiende a bajar cuatro o cinco kilos. Existe una relación de aumento de peso, la obesidad y la resistencia insulina, pero hipotiroidismo y resistencia a la insulina no están directamente relacionados”, aclara el especialista.

Algunos de los síntomas y signos del hipotiroidismo, son:

  • Estreñimiento.
  • Fatiga.
  • Aumento de peso.
  • Aumento de la sensibilidad al frío.
  • Debilidad muscular.
  • Piel seca.
  • Nivel de colesterol en sangre elevado.
  • Dolor, rigidez o inflamación de las articulaciones.
  • Períodos menstruales irregulares o más intensos de lo normal en mujeres.
  • Hinchazón de la cara.
  • Depresión.
  • Ronquera.
  • Memoria deficiente.
  • Ritmo cardíaco lento.
  • Glándula tiroides agrandada (bocio).

Causas de problemas a la tiroides

La causa más frecuente que produce la fallas en la tiroides, son las enfermedades autoinmunes, donde se activan algunas células de defensa que se llaman linfocitos, las que no reconocen a las células tiroides como propias.

Esto monta una respuesta inmune, agrede a la tiroides y la destruye. Destruye las células que producen la tiroides. Esa es la causa más frecuente, esa es la tiroides crónica autoinmune”, explica el experto de Clínica Dávila, Iván Solís.

En cuanto a las causas del hipotiroidismo, son varias. Cuando esto pasa, la glándula no produce la cantidad suficiente de hormona tiroides para el organismo.

El especialista, asegura que “la principal causa de hipotiroidismo es la tiroiditis crónica”, pero también advierte que “hay otras causas más, por ejemplo, un paciente puede quedar hipotiroideo después de un tratamiento con radioyodo o con cirugía para el hipertiroidismo”.

“Hay otras causas de hipotiroidismo que son menos frecuentes, como el hipotiroidismo secundario a una tiroidectomía. Al sacar la tiroides, el paciente queda con hipotiroidismo”, agrega el doctor.

Otra posible causa, es algún tipo de tratamiento con radioyodo. “El hipotiroidismo autoinmune se puede también asociar a algunas enfermedades autoinmunes que tienen las mismas características, como la diabetes tipo 1, la anemia perniciosa u otras enfermedades autoinmunes que también se pueden producir”, aclara el especialista.

Diagnóstico

Para tener en cuenta, al momento de evaluar la tiroides y su funcionamiento, hay enfermedades que pueden darse desde el punto de vista de su función y otras que pueden ser desde el punto de vista estructural.

El doctor Luis Rocha, cirujano de cabeza y cuello de Clínica Dávila, advierte que “las personas piensan que para que la tiroides esté enferma, siempre tiene que haber hipotiroidismo o siempre tiene que haber hipertiroidismo, pero eso no es así”.

“Cuando uno evalúa a un paciente, dice evaluemos la función de su glándula y eso se hace con exámenes de sangre, que son las típicas hormonas tiroides. Con eso vamos a saber si la glándula está secretando buena cantidad de hormonas, poco o mucho”, agrega el experto.

En el caso de que se vea una disminución de la actividad de la glándula, se habla de hipotiroidismo, pero en el caso de que haya un aumento de actividad, estaremos hablando de hipertiroidismo.

Por otra parte, se podría evaluar cómo está la estructura de la glándula. En ese caso, existe la posibilidad de que esté creciendo o que tenga nódulos. El doctor Rocha, aclara que en ese caso “eso es lo estructural, y esas dos cosas corren por carriles separados”.

“Uno puede tener un bocio (aumento de tamaño de la glándula tiroides) y tener hormonas normales, o puede tener una tiroides pequeña, no aumentada de tamaño, pero con hipotiroidismo. Es importante entenderlo, porque son cosas paralelas”, agrega y aclara el especialista.

“No tiene que estar una presente para que ocurra la otra. Y con esas dos cosas uno dice este paciente estructuralmente tiene un bocio”, cerró.