Seleccionar página

La anemia es una anormalidad en el tamaño, cantidad, forma o intensidad en color de los glóbulos rojos pertenecientes a la sangre.

Tener anemia puede ser sinónimo de muchas enfermedades o simplemente una consecuencia de una baja cantidad de hierro o vitaminas.

Sin embargo, existen síntomas que pueden ser clave para detectar un cáncer.

“Cualquier cáncer puede dar anemia, porque en el fondo, esta célula tumoral genera moléculas tóxicas para la fábrica de la sangre”, explica la internista y hematóloga de Clínica Dávila, Marcela Espinoza.

Síntomas de la anemia

Algunas señales que podrían indicar la presencia de una anemia son:

– Fatiga o cansancio extremo.

– Palidez.

– Antojos de cosas específicas o extrañas, tales como dulces, hielo o cal.

Sin embargo, estos síntomas pueden ser parte de cualquier tipo de anemia y no necesariamente producto de un cáncer.

Por eso, no debe haber preocupación de parte del paciente, a menos que tenga síntomas considerados como “de alarma”.

Síntomas de una posible anemia por cáncer

  • Sangrado al orinar.
  • Sangrado en las deposiciones.
  • Deposiciones negras o más oscuras de lo normal.
  • Tos con sangre.
  • Baja extrema de peso, de hasta un 10% en sólo seis meses.
  • Sudoración nocturna, al punto de tener que cambiarse de ropa.
  • Fiebre sin explicación, o sea, sin presencia de infecciones.
  • Dolores de huesos que no pasen con analgésicos, como el paracetamol.

Ante la presencia de estos síntomas, es necesario recurrir con urgencia a un médico general, quien realizará una serie de exámenes antes de confirmar el diagnóstico.

Exámenes para su detección

  • Examen físico y entrevista: En primer lugar, se debe examinar al paciente y preguntar sus hábitos, para así saber qué exámenes hacer según sus síntomas.

 

  • Hemograma: Es un examen de sangre completo, que permite ver el tamaño de los glóbulos rojos, su color, forma, cantidad, entre otras cosas, siendo clave para la detección de una anemia.

 

  • Exámenes específicos: Según lo descubierto a través del examen físico y las sospechas del médico, se pueden realizar exámenes que permitan ver si hay alguna anormalidad en alguna parte específica del cuerpo.

En el caso de la presencia de sangrado, se piden exámenes de las zonas que se cree que podrían estar fallando.

Por ejemplo, si se bota sangre al defecar es probable que se pida una colonoscopía y endoscopía, para así descartar un cáncer de colon o de estómago.

¿La anemia puede ser sinónimo de cualquier tipo de cáncer?

Según la experta cualquier cáncer puede causar anemia

Es por esto que, tras realizar las pruebas el médico general, puede que este derive al paciente a un hematólogo y a otro especialista que se relacione con el área que debe investigar.

También, debe considerar que los tratamientos contra el cáncer provocan anemia, por lo que luego del diagnóstico se debe estar pendiente en todo momento, sobre la evolución del paciente.

¿Cómo se puede tratar?

“La anemia puede provocar bastantes complejidades en la vida diaria de un paciente, porque no va a poder realizar sus actividades diarias. Va a generar una incompatibilidad, un deterioro en su calidad de vida”.

Los síntomas de la anemia requieren ser tratados para mejorar parte de las molestias y problemas de salud del paciente.

En el caso de una persona con cáncer, las transfusiones de sangre son la solución más rápida, ya que, en algunos casos, tienden a perder mucha sangre.

Finalmente, cabe destacar que mientras más rápido se detecte la anemia, mejor, ya que se podría tratar en un periodo temprano lo que está afectando al paciente, evitando así otras complejidades.