El dolor de cadera es una condición de gran importancia para la sociedad médica debido a su alto impacto en la población y por la limitación de actividades que genera en las personas. La comprensión y avances sobre este cuadro patológico ha permitido identificar factores de riesgo asociados a cada individuo y optimizar las intervenciones terapéuticas para distintos grupos de población afectada por dolor de cadera.

¿Qué es el pinzamiento de cadera?

El pinzamiento de cadera, también conocido como pinzamiento fémoroacetabular o pellizcamiento de cadera, es una patología que instaura una alteración degenerativa progresiva que puede generar artrosis en esta articulación. Se caracteriza por la presencia de dolor a la movilidad de la extremidad inferior que suele desaparecer con el reposo. Este dolor disminuye el rendimiento deportivo y deteriora la calidad de vida.

Germán Norambuena, médico traumatólogo especialista en cadera indica: “la articulación de cadera tiene una alta posibilidad de sufrir lesiones debido a la gran cantidad de movimiento que permite. En esta patología todo se reduce a que existe un verdadero tope óseo entre las superficies que contactan en la articulación, especialmente en deportes que requieren elevar las extremidades por sobre la cintura o en aquellos que necesitan que el deportista realice movimiento en sus rangos finales permitidos”.

Síntomas provocados por el pinzamiento de cadera.

El cuadro clínico se caracteriza por dolor local referido, en algunas ocasiones hacia la ingle o hacia la región glútea, acompañado de limitación de movimiento en determinados rangos articulares. El malestar se percibe además en la cara lateral de la cadera y puede complementarse con algunas disfunciones a nivel de la rodilla. Los síntomas suelen desaparecer con el cese de la actividad generadora de dolor y reaparecer con la práctica deportiva.

Tipos de pinzamiento de cadera

La fisiopatología del pinzamiento de cadera se explica por la malformación de hueso que puede tener lugar en el acetábulo de la pelvis o en el cuello de la cabeza femoral. Estas estructuras forman la articulación de cadera y se encuentran envueltas por una cápsula articular que las protege. Dependiendo de la ubicación de la prominencia ósea pueden generarse dos condiciones: pinzamiento tipo CAM o pinzamiento tipo Pincer.

 

  • Pinzamiento tipo CAM: esta lesión corresponde al aumento de volumen de hueso que se presenta en la unión del cuello femoral con la cabeza de éste. La presencia de lo descrito genera sobrecarga acetabular en el movimiento, limitando la capacidad de coaptación que tiene la articulación de cadera. Se debe considerar que la sobrecarga en este segmento se realiza constantemente con los movimientos propios del vivir como caminar, subir o bajar escaleras, saltar o correr, y que en deportistas se ve aumentado exponencialmente.

 

  • Pinzamiento tipo Pincer: a diferencia de la condición anterior, en esta lesión existe un aumento óseo del reborde en el acetábulo, que genera pellizcamiento cuando la cabeza del fémur realiza excursión de movimiento dentro de la cavidad acetabular. Debido a esto, el paciente refiere mayor limitación hacia las rotaciones de cadera que se acompañan de dolor. Sus causas se atribuyen a la presencia de microtraumas repetitivos que generan, como una respuesta adaptativa del cuerpo humano, neoformación (formación anormal) de tejido óseo para contrarrestar este impacto.

Tratamiento del pinzamiento de cadera

En una primera instancia se recomienda la realización de un programa de kinesioterapia, especialmente en cuadros agudos donde no existe un daño avanzado. La rehabilitación se enfoca en mejorar la estabilidad de la cadera y en el manejo muscular del segmento que se caracteriza por la presencia de contracturas o patrones alterado. Se acompaña con ejercicios de activación y estiramientos que buscan mejorar la movilidad de la cadera. En aquellos casos donde no hay respuesta al tratamiento kinesiológico o en aquellos pacientes donde hay un proceso patológico avanzado se indica la resolución quirúrgica mediante una artroscopia de cadera que busca restablecer la morfología normal en la cadera.

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

El dolor de rodilla no es exclusivo de patologías de este segmento, sino que además puede indicar la presencia de un proceso patológico incipiente a nivel de la articulación de cadera.