La Craneosinostosis consiste en un defecto congénito que padecen algunos recién nacidos debido a que las suturas craneanas se cierran antes que el cerebro de la guagua esté completamente formado. Por ello, el cerebro continúa creciendo, generando un aspecto deformado a la cabeza de los lactantes afectados. Según el neurocirujano de la Clínica Dávila, doctor Marcelo Parra, este defecto “provoca deformidad estructural y estética de los cráneos”, siendo éste su principal síntoma. Las Craneosinostosis requieren de un tratamiento quirúrgico para corregirlas”.

Esta patología puede presentarse de diversas formas, dependiendo de la sutura craneal afectada. Ella puede ser sagital, metópica, coronal o lambdoidea.

Tipos de Craneosinostosis

La craneosinostosis sagital es el tipo más frecuente de esta patología y consiste, precisamente, en el cierre prematuro de la sutura sagital, que va desde la parte frontal hasta la parte posterior de la región superior de la cabeza, generando que ella crezca de forma alargada y estrecha.

En tanto, la craneosinostosis metópica, que se extiende desde la parte superior de la nariz hacia arriba, a través de la línea media de la frente, hasta la fontanela anterior y la sutura sagital, genera un aspecto triangular a la frente de los recién nacidos, además de ensanchar la parte posterior de la cabeza.

Por otra parte, la fusión prematura de una de las suturas coronales, que va desde las orejas hasta la parte superior del cráneo puede provocar el aplanamiento de la frente de los lactantes, patología denominada plagiocefalia o braquicefalia, dependiendo si afecta uno o ambos lados del craneo. Ella también provoca una especie de curvatura en la nariz y una elevación de la cavidad del ojo derecho o izquierdo, según el lado afectado del cráneo. Ahora bien, si ambas suturas coronales se ven afectadas, la cabeza del recién nacido se verá corta y ancha, con la frente inclinada hacia adelante.

Finalmente, la craneosinostosis lambdoidea es la menos frecuente y afecta a la sutura lambdoidea ubicada en la parte posterior de la cabeza, a lo largo del cráneo. Ella puede generar que una de las partes laterales de la cabeza de los recién nacidos tenga un aspecto plano, que la parte de arriba de la cabeza se incline hacia un lado y que las orejas no se encuentren alineadas, estando una más arriba que la otra.

Diagnóstico de la Craneosinostosis

Según señala el doctor Parra, los lactantes llegan a la consulta derivados por sus pediatras, “quienes han notado deformidad o una forma del cráneo que no es normal. Cuando se descarta un origen postural se puede realizar un escáner y si existe evidencia de cierre prematuro, estamos en presencia de dicha dolencia”, agrega.

Tratamiento de la Craneosinostosis en Chile

El doctor Parra agrega que “para tratar la craneosinostosis hay que generar una remoción o apertura de las suturas o articulaciones del hueso del cráneo para que se devuelvan a su forma normal. Afortunadamente hay buen pronóstico y se desarrollan cirugías cada vez menos invasivas con resultados muy satisfactorios”, dice el profesional.

Tras la intervención, la evolución suele ser muy satisfactoria. De hecho, según es especialista, la dolencia es recuperable gracias a un rápido diagnóstico y a tratamientos quirúrgicos que incluyen cirugías poco invasivas, que no sólo presentan buenos resultados, sino que reducen el tiempo operatorio, los riesgos de infección y el tiempo de recuperación posterior.