La incontinencia urinaria, también conocida como incontinencia de orina, básicamente consiste en el escape involuntario de orina, y el doctor Aníbal Salazar, urólogo de Clínica Dávila explica que es una de las patologías que más frecuentemente afectan a la vía urinaria baja.

La vía urinaria baja es la unidad anatómica y funcional, conocida como unidad vesico-esfinteriana, que está compuesta por la vejiga, los esfínteres y la uretra.

Además, el especialista asegura que dicha unidad está involucrada en el denominado ciclo miccional, puesto que, la función de la vejiga es almacenar la orina y evacuarla de forma voluntaria cuando ella alcanza su capacidad máxima. Esta actividad ocurre cíclicamente durante toda la vida. La vía urinaria baja posee mecanismos de continencia para que la orina no se escape, los que están dados fundamentalmente por el esfínter, músculo que se mantiene contraído mientras la vejiga se está llenando de orina y se relaja cuando la vejiga se contrae para vaciarse voluntariamente.

Sin embargo, cuando una persona padece de incontinencia urinaria de esfuerzo, la vejiga pierde orina de forma involuntaria, lo que puede afectar enormemente la calidad de vida, puesto que comienzan a producirse escapes de orina asociados a los esfuerzos, por ejemplo, tos, risa, actividad física, tomar peso, caminar rápido, subir escaleras, entre otros.

Causas de la incontinencia urinaria de esfuerzo

La incontinencia de orina de esfuerzo, se debe a que los mecanismos de continencia de la vía urinaria baja están fallando, lo que puede ser causado por un problema en el músculo del esfínter o en los mecanismos de sostén.

Además, el doctor Salazar asegura que estos desperfectos tienen causas multifactoriales que están asociadas a los siguientes factores de riesgo:

  • Ser mujer, ya que su uretra es más corta que la de los hombres.
  • Obesidad.
  • Edad (a mayor edad, más riesgo).
  • Paridad (mientras más partos, más riesgo).
  • Tos crónica.

Tratamiento para la incontinencia de orina

Cuando la incontinencia urinaria de esfuerzo se encuentra en una etapa inicial o no es tan severa, el tratamiento que recomiendan los médicos, es asistir a kinesiólogos especialistas en piso pélvico. “Derivamos a los pacientes con las kinesiólogas y ellas hacen una rehabilitación de piso pélvico y enseñan a los pacientes a reforzar la musculatura de sostén y de los esfínteres, y cuando la incontinencia de orina es inicial y no muy severa funciona bastante bien”, confiesa el experto.

Por otro lado, cuando la terapia kinesiológica no funciona o funciona por un período de tiempo y los pacientes vuelven a tener pérdidas de orina, o cuando la incontinencia está muy avanzada y/o es muy severa, se requiere de una intervención quirúrgica.

La cirugía para la incontinencia de orina que tiene mayor éxito hoy en día, consiste en poner una malla sub-uretral de prolen, para impedir que la uretra se desplace, ya que, las pérdidas de orina se producen cuando aumenta la presión intraabdominal, producto del esfuerzo, lo que genera que la uretra pierda su posición normal. Entonces, la función de la malla es afirmar la uretra, para que cuando la paciente tosa o se ría, no siga teniendo pérdidas de orina. El urólogo de Clínica Dávila explica que es una técnica bastante buena que tiene entre un 90 y un 95% de éxito.