En Chile mueren alrededor de 3.200 personas al año por el cáncer de pulmón. En comparación, es un problema cinco veces mayor que las muertes que ocurren cada año debido al VIH. Es un problema de salud pública real que no ha tenido hasta el minuto una solución a nivel país.

Afecta a hombres y mujeres, casi en igual proporción. Aunque no hay claridad causa-efecto entre conductas de origen y la manifestación del cáncer al pulmón, el cigarrillo es por lejos uno de los peores factores de riesgo. Dice el doctor Francisco Suárez, cirujano de tórax en Clínica Dávila: “el cigarro siempre hace mal, aunque sea solo un cigarro. Aunque la gente fume sólo un año, siempre hace mal. Se debe tener en consideración cuando se conversa con los pacientes o en campañas públicas, porque el daño es acumulativo. El cigarrillo tiene decenas de sustancias que ocasionan cáncer. En este sentido, evitar este hábito es sumamente importante”.

Los estudios señalan que las sustancias nocivas del cigarrillo actúan a nivel celular. Su mecanismo de acción es irritar las células en forma permanente, hasta que las células mutan o cambian de tal forma que dejan de responder a las indicaciones habituales de control. Esto provoca un crecimiento acelerado de una población de células que termina formando un cáncer. Comenta el doctor Suárez que “el tabaco daña el pulmón por distintas vías. Por ejemplo, enfisemas (dilatación de las paredes de los alveolos hasta su destrucción). Y eso es una enfermedad progresiva y que puede terminar con el paciente necesitando oxígeno o requiriendo un trasplante de pulmón al largo plazo”.

El tabaquismo y su relación con las causas y consecuencias del cáncer del pulmón

“El cáncer de pulmón en gente joven es infrecuente, pero actualmente se está manifestando en personas de alrededor de 30 o 35 años. Por otra parte, el cáncer pulmonar en niños presenta aún pocos casos en Chile”, indica el especialista.

El doctor Suárez explica que no existe una relación lineal respecto de cuántos años fumó una persona y la aparición del cáncer. “Está demostrado que el tabaco es un factor de riesgo. Y como todos los factores de riesgo, una persona podría fumar y nunca presentar la enfermedad. No obstante, el tabaco es un factor de riesgo enorme, debido a que se relaciona con un sinnúmero de enfermedades y neoplasias, como cáncer de vejiga y cáncer de laringe. Cuando alguien deja de fumar, se demora 15 años aproximadamente en bajar su nivel de riesgo al equivalente que presenta la población no fumadora”.

El médico de Clínica Dávila dice que a los tres días de que la gente suspende el tabaco ya empiezan a verse efectos beneficiosos. “Dejar de fumar es la mejor conducta que puede tener un paciente para evitar el cáncer pulmonar y evitar los efectos del tabaco, así lleve 40 años fumando”.

Otros factores de riesgo del cáncer de pulmón: exposición al radón

Los estudios señalan que hay más factores de riesgo que aun no se han podido identificar con precisión. Hay miles de carcinógenos (generadores de cáncer) que pueden estar presentes en el medio ambiente. Dentro de los carcinógenos que sí están identificados como tales, uno de los más importantes a nivel mundial es el radón. “El radón es un gas radioactivo que emite radiación por partículas alfa. Al ser inhalado emite radiaciones de baja energía que no van a provocar un problema inmediatamente. Pero el efecto acumulativo es un factor de riesgo y da cuenta de un porcentaje importante del cáncer pulmonar en no fumadores”, dice Suárez.

Los estudios señalan que la exposición al radón está bien documentada en Estados Unidos. En Chile, dice el médico, no hay ningún estudio. “No sabemos realmente cuál es la exposición al radón que tiene la población, ni si efectivamente éste se relaciona con la presentación de cáncer pulmonar en población de no tabaquismo”.

Las emanaciones de radón se podrían relacionar con movimientos tectónicos, pero no se han realizado todavía investigaciones concluyentes. También existen emanaciones de radón intradomiciliario y esto preocupa a los médicos, porque existe una exposición constante, con las ventanas cerradas. El problema es la concentración y el tiempo de exposición a los agentes dañinos.

Exámenes preventivos para el diagnóstico precoz del cáncer pulmonar

La predisposición familiar al cáncer pulmonar es un factor de riesgo real. Las personas que tienen antecedentes familiares directos de cáncer pulmonar tienen mayor probabilidad de padecerlo, por lo tanto, deben cuidarse más que el resto. Uno de los elementos más importante para un buen pronóstico del cáncer pulmonar, es el diagnóstico precoz. “Como la prevención es difícil, además del tabaco y los contaminantes ambientales, una de las cosas más importantes es el diagnóstico precoz. El diagnóstico precoz ha demostrado en todo el mundo disminuir la mortalidad por cáncer pulmonar”, comenta Suárez. “Toda persona sobre 40 años, que ha fumado más de 15 años, debiese hacerse un escáner de tórax al año, de tal forma de poder detectar si es que va a aparecer este cáncer.

Lo primero es que el paciente deje de fumar. Lo segundo es realizar un escáner, que se realiza con baja dosis de radiación, así que no aumenta el riesgo de otros cánceres. Lo importante es la detección de la dolencia a temprana edad y así lograr derrotar esta enfermedad y sus consecuencias”, dice el médico.

Síntomas de cáncer al pulmón

Los síntomas del cáncer pulmonar puede ser tos persistente, tos con sangre (hemoptisis), baja de peso y disminución de la capacidad respiratoria. Estos síntomas se dan en forma tardía y se recomienda acudir a chequeos médicos de forma periódica, sobre todo si presenta algún factor de riesgo.