Cuatro aspectos que es necesario aclarar sobre la epilepsia

En el cerebro humano existen billones de neuronas que son las encargadas de enviar y recibir información entre ellas y a otras células nerviosas del cuerpo a través de impulsos eléctricos. Cuando los impulsos eléctricos dejan de ser armónicos y se activan de manera excesiva, producen una descarga anormal de electricidad que provoca distintos síntomas dependiendo de la zona del cerebro en la que se produzca esta descarga. Esto es lo que se conoce como epilepsia.

Sobre esta enfermedad, existen muchas dudas y mitos que es necesario aclarar. Es una enfermedad mal vista, porque los pacientes tienen problemas en el trabajo, temen que los saquen de sus puestos porque les puede dar una crisis. Existen algunas situaciones que no pueden realizar, como por ejemplo, tirarse en paracaídas, si las crisis no están bien controladas, pero si están en control y con tratamiento, no hay problema.

¿Todos los tipos de epilepsia tienen tratamiento?

La mayoría de las epilepsias son tratables. Existen las epilepsias refractarias, que a pesar de tener tratamiento no evolucionan en forma habitual. El 70% de las epilepsias se puede tratar. El 30% es refractaria y los pacientes continúan con crisis focales.

¿Las epilepsias duran toda la vida?

No todas son para toda la vida. Depende del tipo de epilepsia que tenga el paciente. Los síndromes electro-clínico se pasan con la edad y finalmente se curan. La epilepsia mioclónica juvenil  tiende a durar toda la vida, pero es benigna. En este caso se trata de personas jóvenes que se levantan en la mañana y se les cae el café. Ellos tienen contracciones musculares generalmente en las mañanas y en las noches. Entre el 10 y el 20% de este tipo de epilepsias se cura, el resto dura toda la vida.

¿Las crisis provocan algún daño?

Hay algo de mito. Lo que muestran los estudios es que las crisis grandes, cuando se prolongan en el tiempo, pueden causar daño neuronal si es que se trata de un estado epiléptico o estatus epiléptico, que son crisis que duran más de cinco minutos. Esas crisis sí generan daño neuronal y cambios funcionales y estructurales a nivel del cerebro. Generalmente, las crisis cortas y convulsivas duran dos minutos o menos. Una crisis autolimitada con los mecanismos que tenemos para controlar estas crisis más pequeñas o focales, por lo general, no generan daño neuronal.

El daño que puede haber es, por ejemplo, si es una crisis en la que el paciente se cae o se golpea la cabeza. En esos casos puede haber un daño secundario al traumatismo.

Una persona con epilepsia, ¿puede conducir un vehículo?

Si están con el tratamiento adecuado, los pacientes con epilepsia pueden hacer su vida completamente normal. En países como Estados Unidos, los pacientes que llevan más de seis meses sin crisis pueden manejar, en Chile no se prohíbe, pero como especialistas, nosotros sugerimos lo mismo: si la persona lleva más de seis meses sin crisis puede conducir un vehículo sin problemas y hay que decírselo a la población general.