El dolor de cabeza es un problema de salud pública que afecta a distintos niveles de la población y que puede generar altos niveles de disfunción cuando no se encuentra regulado. Su presentación clínica puede ser episódica o, en casos más crónicos, puede incluso ser permanente. Su tratamiento se enfoca en dos ramas fundamentales: uso de herramientas farmacológicas y cambios de estilo de vida.

Hábitos saludables para evitar dolor de cabeza o jaquecas

Esta línea de tratamiento natural para evitar el dolor de cabeza hace referencia a la incorporación de estilos de vida que permitan un adecuado desarrollo personal, tanto en lo físico como en lo sicológico. A grandes rasgos se suele educar a la población respecto a la realización de actividad física frecuente, a mantener un horario adecuado con suficientes horas para dormir y descansar, evitar el consumo de tabaco o alcohol, y evitar ciertos alimentos. Este proceso de modificación o readaptación en la vida de un paciente debe ser guiado por profesional médico del área de la salud capacitado para dicha función.

Alimentos que producen dolor de cabeza

En términos alimenticios se debe considerar que la composición química de los alimentos puede generar distintos comportamientos entre una persona y otra, por lo que el cuerpo humano puede ser más o menos tolerante dependiente de la cantidad asociada a la ingesta de algunos productos. Mireya Balart, neuróloga de Clínica Dávila, comparte la siguiente información: “En lo posible, cuando una persona jaquecosa identifica que es más sensible a ciertos alimentos, le sugiero que deje de consumirlos. En líneas básicas se intenta tener cierto cuidado con alimentos que contengan cafeína debido al alto nivel de excitabilidad neuronal que producen. Por otra parte, los embutidos y algunos vinos se intentan eliminar o controlar en la dieta”.

Entre los alimentos que producen jaqueca los más frecuentes son:

 

  • Bebestibles con contenido de cafeína: dentro de la gran lista de productos pertenecientes a esta categoría destacan el café, las bebidas energéticas y algunas gaseosas. El dolor de cabeza producido por estos productos se asocia con el efecto de vasoconstricción que se produce en las arterias, especialmente en aquellas de menor calibre que se encuentran al interior del cráneo.

 

  • Vino tinto: Antiguamente se atribuía la sintomatología a la presencia de sulfitos en el bebestible, que tienen por función ayudar en el proceso de preservación. Actualmente se culpa a moléculas que surgen de la fermentación como lo son los taninos o las tiraminas. En condiciones normales, estas moléculas son metabolizadas por el organismo humano, pero ante algún déficit de estas enzimas en el cuerpo puede desencadenar la aparición de jaquecas.

 

  • Embutidos: En este tipo de alimentos, durante su fase de procesamiento, se utiliza alto contenido de nitratos y nitritos, sustancias antimicrobianas que se utilizan para favorecer la conservación del producto. La acumulación de estos en la sangre puede derivar en acumulación de óxido nítrico, que, junto a otras moléculas inflamatorias, pueden desencadenar dolor de cabeza intenso.

Si usted sufre de dolores de cabeza frecuentes, ya sean de tipo tensional o migraña, debe poner especial atención en cómo reacciona su cuerpo al consumir ciertos alimentos para poder delimitar o eliminar su consumo diario y ayudar a prevenir posibles episodios de cefalea.

El tratamiento efectivo para los trastornos migrañosos no está solo en modificar la dieta alimenticia, sino que además en incorporar hábitos saludables a tu rutina cotidiana. Sin embargo, cuando ocurre una crisis de dolor, el paciente debe detener sus actividades y descansar.