Seleccionar página

Cálculos renales: ¿cómo tratarlos?

Se trata de un cuadro relativamente frecuente que puede presentarse en un 10 a 15% de la población. Se desarrolla en todas las etapas de la vida y coexisten con cualquier otra enfermedad.

Los minerales y sales del cuerpo se pueden depositar en los riñones, provocando litiasis renal, o más conocidos como cálculos renales. Estos son expulsados por el cuerpo, causando obstrucción y distensión de la vía urinaria cuando se eliminan.  

El 80% de ellos corresponde a depósitos de sales de calcio y pueden variar en tamaño y forma, según el caso particular de cada paciente. Los síntomas que alertan sobre esta enfermedad son dolor lumbar intenso y en la parte baja del abdomen, que puede ir asociado a un deseo constante de orinar y sangrado.

Existen muchos exámenes para diagnosticar esta condición, entre ellos, la ecografía y la radiografía renal y vesical simple. No obstante, el PieloTac, un escáner sin contraste, es más utilizado por su precisión en la detección y por no requerir de preparación previa por parte del paciente.

En cuanto a los tratamientos, cuando el cálculo es de tamaño pequeño, es decir, menor a 5 milímetros, el Dr. Gonzalo Rubio, urólogo de Clínica Dávila, recomienda que el manejo sea farmacológico para expulsarlo sin tener que recurrir a una cirugía. 

En cambio, cuando es mayor a 7 milímetros, es necesaria una intervención quirúrgica endoscópica o litotripsia extracorpórea, procedimiento no invasivo en la cual se liberan ondas de choque hacia el cálculo para destruirlo. 

El especialista, asegura: “Un cálculo renal no detectado a tiempo puede provocar problemas graves, tales como insuficiencia renal o infecciones. Es por este motivo que ante la sospecha de estar padeciendo un cólico, debe dirigirse inmediatamente a un servicio de urgencia. Hay que recordar que un diagnóstico precoz disminuye los riesgos y permite un tratamiento oportuno”.

 

Recomendaciones para evitar el desarrollo de cálculos: 

  1. Tomar al menos 2,5 litros de agua al día.
  2. Disminuir el consumo de sal.
  3. Mantener una dieta baja en proteínas de origen animal.
  4. Ingesta de calcio normal. En la mayoría de los casos la restricción de calcio favorece la formación de cálculos.
  5. Mantener un peso normal.

Fecha publicación: 15/11/21