Una endoscopía permite detectar y prevenir un cáncer, además de diagnosticar enfermedades y averiguar los motivos de un dolor estomacal, vómitos y pérdida de peso inexplicable.

Los dolores digestivos son tan molestos como comunes, pero cuando existen dificultades al extremo de vómitos y pérdida de peso, la doctora Marina Becerra, gastroenteróloga de Clínica Dávila, recomienda “realizar una endoscopía con el objetivo de descartar ciertos problemas mayores”.

Algunos de los motivos más frecuentes para la realización de una endoscopía, son:

  • Encontrar la causa de un dolor estomacal.
  • Dificultad para tragar (disfagia).
  • Vómitos.
  • Pérdida de peso no explicada.
  • Revisar problemas del esófago como esofagitis, estrechamientos del esófago o tumores.
  • Buscar problemas del estómago como gastritis, úlceras gástricas o tumores.

La endoscopía digestiva busca explorar de manera visual las cavidades internas del cuerpo humano, mediante la introducción de un tubo muy fino que permite la realización de ecografías en el área interna que se desea observar.

El doctor usa una cámara pequeña para examinar el esófago del paciente y esto se hace para conocer las causas de las molestias que pueda tener la persona y para buscar una solución a ese malestar.

¿Qué puedo detectar con una endoscopía?

El procedimiento permitirá conocer si el paciente presenta:

  • Tumores o estrechamientos de esófago.
  • Diagnosticar alguna hernia o un reflujo gastroesofágico.
  • Problemas estomacales como la gastritis, podrán ser estudiados en profundidad y buscar sus causas y tratamientos.

“La colonoscopia no es tan común de realizar como la endoscopía, además de ser más costosa y poco accesible”, advierte la especialista de Clínica Dávila.

Recomendaciones antes de realizar una endoscopía:

Existen una serie de recomendaciones que se dan al paciente antes de someterse al procedimiento, entre las cuales encontramos:

Comida: Durante seis y ocho horas previas a la prueba, es necesario permanecer sin tomar agua ni ingerir ningún tipo de alimentos.

Desde dos semanas antes de la endoscopía, el paciente deberá consumir entre su dieta:

  • Agua.
  • Jugo de manzana.
  • Bebidas gaseosas claras.
  • Bebidas isotónicas.
  • Helados de agua.

Mientras que no deberá consumir por ningún motivo nada de color rojo.

La razón por la que no puede comer por 6 horas antes del procedimiento ni comer nada de color rojo, es porque de esta manera se puede tener una visión más clara del intestino.

¿Cuánto tiempo dura una endoscopía?

A diferencia de una colonoscopía, que tarde entre 30 y 45 minutos en terminar, la endoscopía se demora entre 15 y 30 minutos en realizarse.

El paciente está dormido en todo momento, mediante anestesia sedante y no siente ningún tipo de dolor durante su procedimiento, aunque estos tiempos están sujetos a los posibles hallazgos que se encuentren durante el examen.

Una vez finalizado el procedimiento, es probable que la persona se sienta con mucho sueño durante algunas horas e incluso podría no recordar gran parte de lo sucedido.

Además, podría sentir distensión abdominal y gases, los que irá expulsando paulatinamente.

Es poco probable que suceda, pero si al terminar la prueba la persona siente dolor en el pecho, fiebre, dificultad para respirar o mareos intensos, debe acudir inmediatamente a su médico.

Lo mismo si presenta vómitos con sangre, puesto que podría ser un principio de hemorragia.