¿Qué es el Pectus? Definición

Se denomina Pectus a las diversas malformaciones congénitas del tórax que se pueden manifestar desde el nacimiento y son muy comunes en los niños. El Pectus tiene dos manifestaciones distintas. Éstas son las diferencias entre pectus excavatum y carinatum:

  • El Pectus Excavatum, es una deformidad congénita de la caja torácica caracterizada por pecho hundido en la región del esternón.
  • El Pectus Carinatum, es una deformidad congénita de la caja torácica caracterizada por una saliente en forma de pecho de paloma.

Tratamientos para el Pectus Excavatum

Esta malformación se puede manifestar en niños y niñas en edad preadolescente. La operación es mínimamente invasiva y las técnicas quirúrgicas más actuales dejan muy pocas secuelas de la intervención. La mayoría de las personas que han manifestado esta dolencia, tras la operación, tienen una buena recuperación y una vida normal.

La cirujano Virginia Linacre de Clínica Dávila, con una larga trayectoria en este tipo de operaciones, señala que “las técnicas quirúrgicas van a depender del tipo de deformidad. No todos los pectus se operan de la misma forma y es por eso que requieren la evaluación de un especialista. No existe una receta perfecta”.

Técnica mínimamente invasiva de Nuss para el tratamiento del Pectus Excavatum

El Pectus Excavatum (tórax deforme hacia adentro) es el más frecuente. Cuando se interviene en la adolescencia existe una técnica que deja pocas cicatrices visibles. La doctora Linacre dice, “es la técnica de Nuss. Es básicamente introducir una barra al tórax por detrás del esternón de manera de levantar el esternón y dejar la pared anterior del tórax derecha, sin este hundimiento”.

Esa barra, agrega Linacre, se afirma en las costillas, en los lados. Se entra de un lado al otro del tórax, pasando bajo el esternón. Es una barra curva, que efectivamente pasa por detrás del esternón para enderezarlo. Esa barra queda ahí por lo menos tres años.

Para graficarlo en forma más clara, la doctora Virginia Linacre hace una analogía con los frenillos: “uno le coloca frenillos a la gente y con eso intenta que los dientes logren una posición específica. Después que uno los ha tenido mucho tiempo puestos, el diente se acostumbra y se queda en esa posición. Esto es más o menos parecido. Uno pone como un frenillo grande al tórax y le endereza la pared torácica y tiene que mantenerlo en esa posición hasta que el tórax se rigidiza”.

Retiro de la barra (técnica de Nuss) para la corrección del Pectum Excavatum

En la medida que uno va creciendo, se va rigidizando el tórax. Ello hasta cuando ya se es un adulto. Al dejar esta barra puesta por tres años, asumiendo que se instala en la época de la adolescencia el tórax ya está firme. Por lo tanto, la probabilidad que esto se vuelva a hundir es más baja, dice la doctora.

La manifestación de los Pectus es muy ampulosa. Y la mayoría podría pensar que la cirugía es de gran complejidad y que podría dejar grandes cicatrices. La doctora Virginia Linacre señala que las cicatrices quedan situadas en una posición que se notan poco. “Debajo del brazo, en ambos lados, donde encontramos las líneas axilares medias” dice la doctora. Agrega que “la verdad es que se nota bastante poco y en comparación a lo visible que es la deformidad, la cicatriz es algo es bastante menor. En general a los pacientes no les importa mucho esa cicatriz, porque es poco visible”.

Posibles alteraciones del pulmón en el Pectus Excavatum

Es muy importante la diferencia en los Pectus Excavatum. En general, los pacientes con Pectum Excavatum presentan algunas alteraciones en los estudios de función pulmonar. Virginia Linacre dice que “existen algunos estudios que a uno le permiten ver cuánto aire básicamente mueve el pulmón. Cuando uno compara esos estudios en el preoperatorio y después de corregido el Pectus Excavatum, siempre mejoran. Esta mejoría no se manifiesta de forma evidente en el día a día. Los niños lo notan cuando hacen ejercicio. Los pacientes se cansan menos, porque básicamente el corazón y los pulmones dejan de estar comprimidos, entonces el volumen al que logra llegar el pulmón es el que corresponde. En general, si se hace con la técnica adecuada y se elige el momento de edad correcta del paciente, el resultado es muy bueno, cerca de 95% de satisfacción. En general, nuestros pequeños pacientes quedan muy contentos”.