Blog

Endoscopía como tratamiento para tumores de la hipófisis

La endoscopía nasal o por vía transesfenoidal transnasal endoscópica es una técnica que se utiliza para extirpar los tumores de hipófisis.

Esto quiere decir que a través de la nariz se llega a glándula pituitaria donde se encuentra la lesión, realizando una diminuta incisión en la base del cráneo.

El neurocirujano de Clínica Dávila, el doctor Claudio Campos, explica que un tumor de la hipófisis es un crecimiento anormal de las células de los tejidos de la glándula pituitaria, que en la mayoría de los casos son benignos.

¿Qué es la hipófisis?

La hipófisis es una glándula pequeña, del tamaño de una arveja, la cual se encuentra en la base del cerebro, justo detrás de la nariz y las orejas.

Su existencia es fundamental para nuestro organismo, pues es considerada el “centro de mando” del sistema endocrino.

Tipos de tumores de la hipófisis

Existen diferentes tipos de tumores que se ubican en la hipófisis, sin embargo, los más frecuentes son aquellos relacionados a la adenohipófisis, que son de crecimiento lento y benignos, los cuales no se ramifican a otras partes del cuerpo.

Los adenomas hipofisiarios se clasifican en:

  • Microadenomas, que son aquellos que miden menos de un centímetro y se pueden manifestar con exceso hormonal
  • Macroadenomas, cuando superan el centímetro y sus síntomas tienen relación con la comprensión que efectúan en estructuras adyacentes, causando alteraciones visuales, cefalea o deficiencia hormonal.

¿Cuándo se indica la cirugía como tratamiento para tumores de la hipófisis?

En la mayoría de los casos que se indica como tratamiento la cirugía es cuando un tumor en la hipófisis está presionando los nervios ópticos, lo que podría provocar ceguera, o cuando se está produciendo hormonas en exceso.

Por otro lado, el doctor Claudio Campos explica que esta “cirugía tiene diferentes objetivos, tales como obtener tejidos para realizar análisis anatomopatológico o poder descomprimir estructuras adyacentes”.

La endoscopía nasal como tratamiento para tumores de la hipófisis es una técnica quirúrgica que tiene múltiples ventajas tanto para el cirujano como para el paciente, porque es mínimamente invasiva, es más segura y permite una mayor precisión.

Esto, otorga resultados satisfactorios, ya que, en la mayoría de los casos no es necesario complementar este tratamiento con radioterapia, al haber extirpado por completo todas las células cancerosas.

Resultados de la endoscopía

La endoscopía vía nasal presenta ventajas sobre otros procedimientos, como por vía transcraneal o por vía microscópica, debido a la disminución en los tiempos quirúrgicos y al periodo de hospitalización.

Otros de los beneficios de esta cirugía son la disminución en los tiempos de recuperación y que no causa mayor impacto a nivel estético ni funcional. En la mayoría de los casos, se da de alta al paciente entre el tercer y cuarto día.

Los resultados de la endoscopía para el tratamiento de los tumores hipofisiarios son en la mayoría de los casos exitosos, logrando ya sea mejorar los niveles hormonales o mejorar la visión.

“En el caso de remanente del tumor se puede volver a realizar la cirugía también por vía endoscópica para resecar la lesión”, explica el neurocirujano.

Equipo multidisciplinario

Para este tipo de cirugía se requiere de un equipo multidisciplinario de especialistas, entre estos neurocirujanos, endocrinólogos y otorrinolaringólogos. Los expertos de Clínica Dávila estudian a los pacientes caso a caso para desarrollar el procedimiento de manera integral con los mayores estándares de calidad y seguridad.