Blog

Espirometría, ¿qué es y en qué consiste?

La espirometría es un examen que mide la función pulmonar, es decir, cómo funcionan estos órganos en términos del movimiento del aire, principalmente desde los pulmones hacia el exterior después de que se inspira.

“Nos permite medir la cantidad de aire que se moviliza, así como su velocidad, y, además, nos ayuda a saber si existen dificultades para que ocurra este movimiento”, explica el doctor Felipe Rivera, médico broncopulmonar de Clínica Dávila.

 

 

¿Cómo se realiza la espirometría?

Para realizar la espirometría el paciente se debe sentar y ponerse un aparato en la boca, que está conectado a un computador. Luego, se ocluye la nariz con un clip y se pide al paciente inspirar (tomar aire) y espirar (exhalar aire). Primero, se pide que realice el ejercicio en respiración normal y después con el esfuerzo máximo que pueda hacer, lo que se llama la capacidad vital forzada.

El computador calcula la cantidad de aire que se elimina en la espiración, o exhalación, por un determinado tiempo. El más importante es el que se elimina en el primer segundo.

En una segunda etapa se realiza la misma maniobra posterior a la administración de un broncodilatador inhalado, salbutamol, y en algunos casos bromuro de ipratropio. De esta manera, se puede analizar la diferencia, si es que existe, lo que permite visualizar cambios que ocurren en ciertas enfermedades.

“Este examen no permite el diagnóstico etiológico o específico, sino que informa de dos grandes grupos de alteraciones, las obstructivas, es decir, que hay dificultad para el paso del aire por los conductos, alteración común de varias enfermedades; y las alteraciones restrictivas, que significa que el individuo moviliza menos aire del que corresponde, comparado con sujetos normales”, sostiene el broncopulmonar.

Indicaciones para la realización de la espirometría

Las indicaciones para la realización de este examen son las siguientes:

  • Sirve para estudio de disnea o ahogos de los pacientes.
  • Evaluación en los pacientes en trabajos de riesgo respiratorio.
  • Seguimiento de enfermedades respiratorias.
  • Estudio de poblaciones.

El examen requiere de la comprensión del paciente para que el especialista que lo tome pueda contar con la máxima cooperación para realizar las maniobras. Por esto, no se puede realizar si el paciente no está consciente o no coopera, ya sea por razones físicas o de entendimiento.

Está contraindicado en cardiopatía o enfermedad al corazón inestable, como son aquellas personas que sufrieron un infarto recientemente, isquemia o sufrimiento del corazón por falta de oxígeno, y en cuadros respiratorios agudos, ya que, no se medirá fidedignamente lo que el individuo es capaz de realizar.

Es importante señalar que el paciente, previo al examen, no debe haber usado sus inhaladores, salvo excepciones que determinará el médico que solicite el examen, y debe reposar al menos 15 minutos antes de la realización de la prueba.

Resultados de la espirometría

Luego de la realización de la prueba espirométrica, el médico debe realizar la interpretación, lo que está protocolizado según normas. El especialista realiza el informe, el que se entrega entre 24 y 48 horas.

Los resultados posibles de la espirometría son:

  • Limitación ventilatoria obstructiva, que se modifica o no post broncodilatador.
  • Limitación ventilatoria restrictiva.
  • Ambas alteraciones en grados de leve moderado o avanzado.
  • Espirometría normal.