Blog

Simpatectomía: Tratamiento definitivo para la hiperhidrosis

La hiperhidrosis es una patología que produce una sudoración excesiva en diferentes partes del cuerpo, entre las que destacan: manos, axilas, cráneo-facial. Siendo las manos el principal motivo de consulta.

De acuerdo a lo confirmado por el doctor Jorge Armijo, jefe de cirugía de tórax de Clínica Dávila, la simpatectomía es el tratamiento más eficiente para combatir la hiperhidrosis de manos, axilas y cráneo-facial.

¿En qué consiste la cirugía para la hiperhidrosis?

La simpatectomía o cirugía para la hiperhidrosis es un procedimiento seguro que en Clínica Dávila se está realizando con una técnica innovadora que, incluso, permite a los especialistas hacerlo de forma ambulatoria.

“El paciente tiene una o dos consultas con el cirujano, donde se le explica bien todo el procedimiento, y para el día de la cirugía, si el paciente es candidato, ingresa en la mañana. Debe ingresar en ayuna con todos sus exámenes, es evaluado por anestesiólogo, pasamos a pabellón, se hace la intervención con anestesia general. Habitualmente, es un procedimiento que dura entre 40 minutos y una hora, y en la tarde ya puede irse para la casa”, explica el doctor Armijo.

Asimismo, el especialista comenta que la cirugía consiste en hacer dos incisiones muy pequeñas, de aproximadamente seis milímetros que posteriormente quedan escondidas en las regiones axilares.

De esta forma, mediante una técnica mínimamente invasiva “se desinfla parcialmente el pulmón para tener acceso a la cadena nerviosa simpática y, de acuerdo a la enfermedad, a la hiperhidrosis que predomina, si es axilar, si es facial, si es palmar o combinaciones de estas, uno elige qué altura del nervio tiene que ir cortando”, asegura el experto.

Además, el cirujano de tórax de Clínica Dávila, comenta que la hiperhidrosis es una patología que puede presentarse en más de una zona en un mismo paciente, por lo que, la simpatectomía puede realizarse en pares, donde la combinación que se presenta con mayor frecuencia es: manos y axilas.

“También existe la cirugía para rubor, que es el paciente que se pone rojo frente a diferentes situaciones. El rubor se presenta más frecuentemente con hiperhidrosis cráneo-facial”, comenta.

Post operatorio

Una de las ventajas más grandes de este tratamiento para la hiperhidrosis es que tiene un efecto inmediato. “Al momento de despertar de la cirugía ya los pacientes te dicen ‘siento mis manos raras’, porque sus manos siempre han estado frías y ahora están calientes. Las sienten extrañas, porque no les transpiran las manos”, confiesa el cirujano.

Por otro lado, es sumamente relevante que los pacientes que sufren de hiperhidrosis axilar puedan entender que existe un grado de sudoración que es normal. Es decir, una cirugía exitosa no implica que dejen de sudar por las axilas.

“En el tema axilar es un tema más difícil de abordar, yo lo explico bien en el pre operatorio. Uno no les deja las axilas secas, uno les deja las axilas normales. La sudoración axilar es normal. Todos tenemos que usar desodorante. El paciente debe utilizar un desodorante normal y común corriente, como cualquier otra persona. No es que no le vaya a transpirar la axila. Le va a transpirar”, explica el médico de Clínica Dávila.

Por otro lado, uno de los principales beneficios de que esta cirugía se haga de forma ambulatoria, es que los pacientes pueden volver rápidamente a su rutina diaria.

“Yo les digo que son dos o tres días, pero eso es relativo moverse dentro de su mismo hogar. Que puedan volver a trabajar depende harto del paciente, yo siempre sugiero un mínimo de siete días. Es una cirugía. Si su trabajo es de mucho esfuerzo, cargar peso y todo, por lo menos 12 o 14 días”, dice.

Mientras que, para volver a hacer deporte hay que esperar por lo menos tres semanas. “Hay que recordar que igual tienen puntos. No es bueno que realicen ejercicio físico. Hay que esperar al primer control para definir cuando vuelvan a tener una vida deportiva”, enfatiza el experto.

Sudoración compensatoria

Uno de los más grandes miedos que frena a los pacientes a someterse a una cirugía para la hiperhidrosis es la sudoración compensatoria.

¿Mito o realidad? El doctor Armijo asegura que la sudoración compensatoria es una realidad, sin embargo, cuando el paciente es elegido correctamente, los niveles de sudoración compensatoria son muy bajos y no genera mayores problemas a los pacientes.

“Cuando uno elige bien al paciente la sudoración compensatoria es muy baja. Además, cambian un tremendo problema que les afecta por un problema muy pequeño.  Eso es lo que pasa con la sudoración compensatoria. Si eliges bien al paciente y hace las cosas bien y usar la tecnología que usamos acá, los pacientes van a tener una muy baja sudoración compensatoria base. Pero no es cero. Cuando tú le preguntas a los pacientes cómo te ha ido con la sudoración compensatoria, la mayoría te dice ‘si tengo un poco, pero no me molesta’”, confiesa el experto.

30101006
Coronavirus

Coronavirus

Lo que debes saber sobre esta enfermedad La salud y el bienestar de nuestros pacientes es una...

leer más