Recomendaciones previas a iniciar una nueva actividad física

Es muy frecuente que quienes comienzan a realizar una nueva actividad física después de mucho tiempo o por primera vez, terminen con lesiones inesperadas o preocupantes problemas de salud, por no tener las precauciones adecuadas.

Es por lo anterior, que la kinesióloga de Clínica Dávila, Cecilia Zulic, entrega una lista de recomendaciones a seguir antes de empezar a ejercitarse.

  • Control de salud: Es sumamente relevante que quienes quieren comenzar con una nueva actividad física por primera vez o después de muchos años, se realicen un control de salud previo que considere exámenes como: test de esfuerzo y una evaluación del aparato locomotor. De esta forma se puede chequear la flexibilidad, fuerza y estado cardíaco del paciente para evaluar si puede realizar una actividad física de intensidad moderada sin problemas, explica la experta.

 

  • Evaluación kinesiológica: Además, es necesario que la persona acuda a un kinesiólogo, especialmente si es que existe algún riesgo metabólico como resistencia a la insulina o trigliceridemia. Esto, porque de esta forma se evaluará al paciente por un equipo multidisciplinario que podrá definir si hay riesgos para el paciente o no.

 

  • Ejercicio moderado: Una persona que va a comenzar con una nueva actividad física debe partir con ejercicios idealmente aeróbicos con una carga leve a moderada, con el fin de evitar posibles lesiones.

 

  • Cargas bajas: Los ejercicios aeróbicos se pueden complementar con ejercicios de fuerza que deben ser guiados por un profesional. Lo ideal es comenzar con cargas bajas e ir aumentándolas poco a poco. Siempre es recomendable realizar esto con la ayuda de un especialista, pero la experta asegura que un tiempo prudente para aumentar las cargas es cada cuatro semanas aproximadamente.

 

  • Frecuencia: La kinesióloga de Clínica Dávila asegura que, además, hay que considerar la frecuencia con que se realiza la actividad física. Y es que, una persona que no está acostumbrada a ejercitarse debe comenzar con un par de días a la semana, siempre respetando los descansos que requiere la recuperación muscular.

 

  • Elongación: Para prevenir lesiones, es sumamente relevante elongar la musculatura. Es por esto que, la especialista aconseja hacer un calentamiento previo al ejercicio y posteriormente lo que denomina como “vuelta a la calma”, para que el cuerpo se organice y siga funcionando. “Lo habitual es que se hagan ejercicios de elongación y flexibilización al principio y al final de la actividad física, pero hoy en día como está muy en boga el sistema de intervalos, se puede ir mezclando, los ejercicios tienen que ser combinados, entonces, entremedio también es recomendable”, asegura.