Los hitos de desarrollo psicomotor se definen como la meta que debe alcanzar un niño a diferentes edades en su desarrollo, tanto en sus movimientos como es su desarrollo intelectual.

Es muy importante que los padres y familia comprendan que los hitos son principalmente una orientación y un estándar, y que no deben alarmarse si sus hijos no cumplen con todas las habilidades descritas.

“Los niños pueden tener distintos tiempos para desarrollarse, los plazos no son exactos. Sin embargo, hay algunos hitos que se deben cumplir en cierto tiempo. Si estos no se alcanzan, se consideran signos de alerta. Por otra parte, los prematuros se evalúan con distintas pautas que los nacidos de término”, explica la doctora Mariana Hevia, pediatra y nutrióloga pediátrica de Clínica Dávila.

La detección temprana de alguna alteración permite tomar las medidas que correspondan para dar una oportuna intervención.

Los seis meses, por ejemplo, es una edad clave, donde el lactante interactúa más con la familia y con el medio, se interesa por las cosas y se nota un gran avance en su desarrollo motor, se sienta con apoyo y luego se mantiene sentado solo. Además, demanda más atención.

Las principales características de un niño según el periodo de edad son las siguientes:

EdadHito
1 mesLevanta la cabeza.
3 mesesSe gira boca abajo.
6-7 mesesSe mantiene sentado solo.
8 mesesInicia gateo, reconoce y muestra ansiedad ante extraños.
12 mesesSe mantiene de pie con o sin ayuda, maneja entre 3 y 4 palabras.
15 mesesCamina.
18 mesesReconoce algunas partes del cuerpo, sube escaleras, ayuda a vestirse.
24 mesesCorre, sabe su nombre.
3 añosNo usa pañales, anda en triciclo, dibuja figuras humanas simples.
4 añosRecorta con tijeras, se viste y desviste.

 

Por otro lado, estas son las principales señales de alerta a las que hay que estar atento y que deben llevar a consultar ante un posible retraso en el desarrollo:

EdadAlerta

12 meses

 

No se sostiene  de pie.

Presencia de reflejos anormales.

No dice 2 palabras.

No entiende órdenes sencillas.

15 meses

 

No camina solo.

No arroja objetos.

No dice 3-4 palabras.

Pasa ininterrumpidamente de una actividad a otra.

18 meses

 

No sube escaleras.

No dice 7 a 10 palabras.

No conoce partes del cuerpo.

No bebe de un vaso.

24 meses

No corre.

No asocia dos palabras.

No dice “no”.

 

La doctora Hevia destaca, asimismo, el rol primordial que cumplen los padres y la familia, tanto en la estimulación del niño como en la detección temprana de algún problema. “Ellos son quienes mejor conocen a su hijo y el tiempo que le dedican y el cariño que entregan es fundamental para su desarrollo”, puntualiza.