Ruidos molestos al dormir. Hombres, mujeres, niños y adultos. Todos pueden roncar alguna vez en su vida, pero las causas de estos ronquidos es distinta.

La doctora Patricia Esquivel, otorrinolaringóloga de Clínica Dávila, explica que los ronquidos se producen por “algún grado de obstrucción total o parcial de la vía área alta”.

Esta obstrucción impide el paso fluido del aire: “a menor diámetro, se produce una mayor velocidad de flujo del aire y eso hace vibrar las paredes que circundan la vía área. Lo que genera el ronquido que es el ruido molesto al respirar cuando se duerme”.

Lo primero es definir que roncar no es normal, pues es una señal de obstrucción de vía aérea alta, esa señal pasa a ser de alerta cuando el ronquido es permanente (todos los días), muy fuerte y/o se asocia a pausas respiratorias también conocidas como apneas.

Causas que expliquen los ronquidos hay varias y son distintas en los niños y los adultos. “En ambos casos se trata de una obstrucción de la vía aérea, pero con un origen habitualmente diferente. En niños las causas más frecuentes son, en general, fácilmente corregibles como hiperplasia de adenoides y amígdalas y las rinitis alérgicas. Para la rinitis el tratamiento es con medicamentos.

Cuando se trata de adenoides o amígdalas grandes, se indica una cirugía que las extirpe y se corrige completamente el problema de obstrucción.

Roncopatía crónica

Entre los adultos, la roncopatía es crónica, de base estructural anatómica y más difícil de resolver, advierte la doctora Esquivel.

“En los adultos la patología es multifactorial. Es decir, el adulto roncador tiene más de una causa, dos y en general, pueden tener tres o cuatro patologías. Por ejemplo, nos encontramos con pacientes que tienen problemas nasales, rinitis de algún tipo, desviación del tabique, problemas a nivel retropalatal (detrás del paladar) con una úvula muy grande, un paladar muy grande o una obstrucción a nivel lingual en la hipofaringe.

También nos encontramos con el tremendo fantasma de la obesidad y el sobrepeso, además los factores irritantes de la vida adulta como el tabaco y el reflujo”, explica la otorrinolaringóloga.

Entre los adultos también hay ciertas situaciones que empeoran el ronquido: “Cualquier depresor del sistema nervioso central hace que el paciente caiga en un sueño profundo, muy pesado y con mayor obstrucción de la vía aérea. Entonces, cuando una persona bebe alcohol, ronca más”, dice.

Los medicamentos depresores del SNC como relajantes musculares y muchas pastillas para dormir también favorecer el ronquido.

El tabaco irrita la vía aérea y esta irritación provoca que la persona ronque más, agrega la doctora Esquivel.

Otros factores que aumentan la roncopatía es la posición de la persona al dormir. Según explica la especialista, un individuo ronca más cuando está de espaldas y sin almohadas en comparación con otro que está durmiendo de lado o  semisentado.

Se estima que casi la totalidad de los pacientes obesos roncan mientras duermen.

“La obesidad en sí misma es una causa de roncopatía y habitualmente se asocia a síndrome de apnea e hipoapnea del sueño”, advierte la otorrinolaringóloga.

¿Cuándo se debe tratar?

Según indica la doctora Esquivel, la roncopatía en sí misma no genera problemas de salud en quien ronca, pero sí afecta la convivencia con la pareja y ese es motivo suficiente para tratar los ronquidos.

“Solo roncar suele ser más un problema de pareja, más bien de índole social que muchas veces los lleva a tener problema matrimoniales severos y en esos casos se puede tratar”, dice la especialista de Clínica Dávila.

Cuando la roncopatía está además asociada con apneas, estoces sí se deben tratar obligatoriamente.

“El gran problema de los roncadores es que el hecho de roncar se asocia en un altísimo porcentaje al hecho de presentar apneas del sueño de gravedad variable, pudiendo ser apneas leves, moderadas o severas. Entonces el ronquido viene siendo como una bandera amarilla, una alarma, una señal. Cuando un paciente llega a la consulta por ronquidos, nos obliga a descartar y buscar si tiene apenas o no”, indica.

Las apneas moderadas a severas se asocian a un tremendo problema de salud hoy: tienen relación con la somnolencia diurna (lo que puede causar graves accidentes de tránsito y en el manejo de maquinaria), pueden ser factor de riesgo cardiovascular y también de enfermedad arterial oclusiva, todas razones por las que es necesario tratarlas precozmente.