Seleccionar página

El dolor menstrual o dolor durante la menstruación se conoce como dismenorrea.

La dismenorrea es cualquier dolor que se produce durante la menstruación, incluyendo los días previos a esta.

“La dismenorrea puede afectar la calidad de vida de las mujeres, interferir con su desempeño diario y producir ausentismo”, advierte el ginecólogo de Clínica Dávila, el doctor Milenko Pavlovic.

Es fundamental consultar a un especialista cuando el dolor menstrual está interfiriendo la vida de las pacientes o cuando se sospecha de que existe una dismenorrea secundaria.

¿Qué es el dolor menstrual?

Por lo general, el dolor menstrual aparece entre uno a dos días antes de la menstruación y disminuye entre las primeras 12 y 72 horas.

El dolor surge desde el abdomen bajo (hipogastrio) por arriba del hueso pubiano, tiene carácter cólico, como calambres o contracciones, y puede estar relacionado con otros síntomas, tales como diarrea, náuseas, vómitos, fatiga y cefalea.

“La dismenorrea puede ser primaria o secundaria. La primaria es la que se produce en ausencia de una enfermedad demostrable que sea capaz de producirla. Es un diagnóstico de exclusión. La dismenorrea secundaria, es la que se produce dado la presencia de alguna enfermedad, como, por ejemplo, la endometriosis”, explica el especialista.

Por lo general, la dismenorrea primaria es la más frecuente, se presenta durante la adolescencia y sus síntomas mejoran con el tiempo.

En cambio, la dismenorrea secundaria tiende a aparecer más tarde en la vida, sobre los 25 años y los signos asociados tienden a empeorar con el tiempo.

Síntomas de dismenorrea secundaria

Los síntomas que están asociados a los dolores menstruales secundarios son:

  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Sangrado uterino anormal.
  • Dolor no ubicado en la línea abdominal media (a un costado, por ejemplo).
  • Inicio de la dismenorrea después de los 25 años.
  • Defecación dolorosa.
  • Aumento de la gravedad de los síntomas con el tiempo.

Tratamiento para el dolor menstrual

El manejo de la dismenorrea depende de si esta es primaria o secundaria.

En el caso de que sea secundaria, va a depender del tipo de enfermedad que la cause el tipo de terapia que se deba realizar.

Medicamentos

Los tratamientos más efectivos para el dolor menstrual primario, con causa desconocida, son los antiinflamatorios no esteroidales y los anticonceptivos con hormonas combinadas.

Terapia complementaria

Por otro lado, existen terapias no farmacológicas:

  • Aplicar calor en la zona baja del abdomen.
  • Cambiar hábitos, como, por ejemplo, realizar ejercicio e ingerir vitaminas.

“Todas estas medidas tienen menor efectividad que el uso de medicamentos, pero entre ellas la con mejores resultados es la aplicación de calor local bajo el abdomen”, asegura el especialista.