Maternidad > Tercer trimestre

Tercer trimestre

En este trimestre tu bebé alcanza el desarrollo necesario para poder sobrevivir si nace prematuramente. Los párpados logran abrirse completamente. Su piel se hace más lisa y desaparece el lanugo. Presenta un reflejo pupilar por la luz, con lo que ya puede regular la entrada de ella. El bebé aumenta de tamaño en forma general, tanto cuerpo como brazos y piernas. Al final del trimestre, presenta un tórax prominente con presencia de uñas en la manos y en los pies. Está a la espera de nacer.

Semana 26

Tu bebé ya está lo suficientemente desarrollado para nacer por alguna emergencia. El bebé ya tiene desarrollados los pulmones para poder respirar fuera del vientre materno con ayuda de una incubadora. Los párpados están totalmente abiertos, con presencia de pestañas. El lanugo está presente en mayor cantidad.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Debes comenzar a comer en pequeñas raciones con más frecuencia, a parte de las comidas principales. Consume frutas, yogurt o jugos naturales. De esa forma estarás alimentando en todo momento a tu guagua.

Semana 27

Tu bebé ahora crece con más velocidad y casi colma la capacidad de tu útero. Algunos bebés suelen voltearse y quedar con los pies mirando hacia arriba, por lo que puedes incluso reconocer en tu vientre sus manitos, trasero o rodillas. Está más enérgico, pues su cerebro se encuentra más desarrollado. En esta etapa ya posee un horario regular de sueño, puede abrir y cerrar sus ojos, y suele succionar su dedo. Ya se mueve con libertad, y se hace notar, incluso presenta hipo que aparece por momentos cortos y que a tu hijo no le incomoda.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Durante este tercer trimestre la aureola que rodea tu pezón se oscurecerá. Más allá de la aureola, a esta pigmentación se la llama aureola secundaria y puede alcanzar hasta la mitad del seno, siendo algo completamente normal. Comenzarás a soñar mucho en las noches, con tu bebé o con situaciones más extrañas como dar a luz un niño ya más grande o muñecas. Es algo natural, no debes preocuparte.

Semana 28

El bebé presenta mucho cabello y piel más lisa. El bebé presenta una mayor cantidad de pelo en la cabeza y mantiene los párpados abiertos constantemente. La piel disminuye sus arrugas y se observa más lisa. El bazo disminuye su actividad en la formación de glóbulos rojos, tomando la médula ósea esta función.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Durante esta semana pueden aparecer estrías en tu abdomen o en otros lugares de tu cuerpo, las puedes prevenir utilizando productos que se venden en el mercado, como aceites y cremas. Y si ya tienes estas marcas, te ayudarán a que no te sigan apareciendo. También es completamente normal que se presenten casos de indigestión y acidez, en este tiempo, esto responde a la lentitud de tu sistema gastrointestinal.

Semana 29

Tu bebé está más dinámico y seguirás sintiendo sus movimientos y patadas. Ha crecido y se acomoda cuando lo necesita. Los músculos de sus pulmones aún se incrementan, y sus uñas y pestañas continúan creciendo. Su cabeza continúa creciendo, para acoger a su cerebro que cada día se desarrolla más, sobre todo en esta etapa, por lo que su nutrición es muy importante.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

En este período sentirás más calambres en tus piernas, estos se pueden atribuir al aumento de peso y en algunos casos por la baja de calcio y potasio, por eso debes consumir alimentos ricos en estos minerales como plátanos y lácteos. Cuando sientas calambres flexiona tu pie y talón hacia abajo.

Semana 30

El cuerpo del bebé toma mayor forma y crece mucho más. Se desarrollan las uñas de los dedos de los pies. Los testículos en los hombres comienzan su descenso por el conducto inguinal hacia el escroto. Aparece el reflejo pupilar como respuesta a la luz del entorno.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

A partir de esta semana tu bebé comienza absorber todos los nutrientes de tu cuerpo para convertirlos en su reserva interna, lo que se reflejará en el aumento de su peso. El calcio, que ingieres a través de la leche, va directamente a sus huesos. Tu bebé crece rápido y tu útero ya se ha expandido, lo que seguramente te provocará picazón en la panza.

Semana 31

Tu bebé ya posee una cabeza más adecuada para el tamaño de su cuerpo. Los pulmones del bebé están casi desarrollados, y crece con más velocidad. Ahora puede mover su cabeza en todas direcciones, se desplaza con libertad, aunque costará más desenvolverse.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Si durante el embarazo has sentido complicaciones al respirar ahora las sentirás aún más. Esto porque el útero empuja el diafragma hacia los pulmones. No te pongas nerviosa, debes relajarte y respirar con calma, ya que más al final del embarazo, tu bebé se acomodará hacia la pelvis y la presión sobre los pulmones disminuirá, en ese momento volverás a respirar mejor.

Semana 32

Tu bebé está más dinámico y es fácil percibir sus movimientos, notarás que te da patadas y golpes con las manos. Tu hijo ha crecido bastante, trata de adaptarse al espacio que ahora posee, y se ajusta cuando su postura es incómoda. Los músculos de sus pulmones aún se incrementan, y sus uñas y pestañas continúan creciendo. Su cabeza crece, para acoger a su cerebro que cada día se desarrolla más, sobre todo en esta etapa, por lo que su nutrición es muy importante.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

En este período sentirás más calambres en tus piernas, estos se pueden atribuir al aumento de peso y en algunos casos por la baja de calcio y potasio, por eso debes consumir alimentos ricos en estos minerales como plátanos y lácteos. Cuando sientas calambres flexiona tu pie y talón hacia abajo.

Semana 33

El bebé ahora tiene la piel lisa. Las uñas de las manos llegan hasta la punta de los dedos.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Sentirás los pies de tu pequeño patear tus costillas. Ya notarás muy claramente de qué forma se mueve y cómo reacciona a los distintos alimentos que consumes. Sentir mareos o molestias en tus extremidades es normal, por la presión que ejerce el centro de gravedad de tu cuerpo sobre las otras áreas. Sólo debes descansar y reposar cuando sientas mareos.

Semana 34

El bebé presenta extremidades más rechonchas y definidas. Comienza un aumento de la cantidad de grasa que se ubica bajo la piel, proceso que ocurre luego de que el cuerpo ya adquirió grasa anteriormente.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Trata de controlar la picazón en tus pechos, que en esta semana se hace fuerte y permanente, para eso el consejo es utilizar lociones con vitamina E, manteca de cacao o lanolina.

Semana 35

El bebé ya se orienta espontáneamente por la presencia de luz y alcanza madurez en su desarrollo, pesando aproximadamente 2,5 kg. Ya tiene un buen nivel de madurez. Si nace prematuramente en esta semana, debería poder sobrevivir sin problemas.

Próximos pasos

En esta semana se evalúa la cesárea como una alternativa frente alguna situación imprevista.

Semana 36

El bebé está rechoncho completo, casi sin lanugo. El cuerpo del bebé se hace rechoncho completo, con flexión de brazos, piernas y manos muy cerradas y apretadas. Las uñas de los dedos de los pies llegan hasta la punta de los dedos. El lanugo casi está ausente en su totalidad.

Próximos pasos

A partir de esta semana tu doctor comenzará a controlarte semanalmente para saber cómo estás en este último período y para mantener controlada la presión arterial, y evitar la preeclamsia. Además ya subiste de peso y como has sufrido de la hinchazón de tus extremidades en esta última etapa, tiendes a una mayor retención de líquidos. Por eso relájate y descansa colocando tus pies en alto.

Semana 37

El bebé es capaz de succionar de forma efectiva, preparándose para su nacimiento. Además de poder succionar de forma efectiva, los pulmones del bebé alcanzan su máximo desarrollo, incrementando altamente la superficie respiratoria.

Próximos pasos

Ya puedes ver claramente en qué posición se encuentra tu bebé. Si está de pie y no logra acomodarse debes comenzar a pensar en una cesárea. Tu médico te realizará diversos estudios pélvicos en esta etapa final para evaluar la dilatación de la cerviz, junto con otros signos de parto.

Semana 38

Tu bebé se prepara para el nacimiento. El bebé ya presenta un tórax prominente y en los hombres los testículos han descendido. Las uñas de los dedos de las manos sobresalen sobre los mismos. En esta semana podría comenzar tu trabajo de parto.

Próximos pasos

Debes seguir tomando agua, aunque sientas que tu vejiga está muy apretada y tus extremidades muy hinchadas, es saludable para ti y el bebé. Además, debes comenzar a evaluar cuál será tu posición más cómoda para el momento de las contracciones, algunas pueden elegir estar de pie, otras sentadas o semi acostadas. A pesar de los dolores no dejes de comer antes del parto, consume algo liviano ya que no es bueno estar con hambre antes de que nazca tu bebé, así tendrás la energía necesaria y la concentración que requieres para aquel momento.

Semana 39

El bebé ya es capaz de dar una respuesta a diversos estímulos. Los bebés son capaces de responder a estímulos de distinta índole cuando se encuentran despiertos, no así cuando están durmiendo. Reaccionan haciendo parpadeo, con reacciones de sobresalto o aumento de sus latidos.

Próximos pasos

Tienes que estar atenta al parto y poder identificar el tipo de contracciones, ya que es primordial para saber si ha llegado el momento o no. Si tus contracciones son irregulares, y se calman cuando te mueves y acomodas hacia otra posición es señal de un parto falso; aunque puede llegar el momento en cosa de minutos. Concéntrate y cuenta las contracciones, cuando éstas sean continuas una tras otra llama a tu médico, igualmente si rompes fuente de líquido amniótico tienes que comunicárselo, ya que es un síntoma que anuncia que estás a muy poco de dar a luz, igual que si botas una secreción espesa que contiene sangre.

Semana 40

El bebé ya está a punto de nacer.

Próximos pasos

No te asustes si aún no llega el momento, estás dentro de lo normal. Relájate y descansa mucho, hasta que llegue el momento anhelado que si no ha sido en la semana 40, lo será a más tardar la semana 42.

Primer trimestre

Segundo trimestre

Tercer trimestre

El día del parto

¿Qué traer a la clínica?

Lactancia materna