Maternidad > Segundo trimestre

Segundo trimestre

El feto cada vez realiza una mayor cantidad de movimientos, respondiendo a estímulos. Ojos y oídos se acercan a sus posiciones definitivas, y en los ojos se observa especial movimiento. Se aprecia un alargamiento de los brazos y piernas, junto con la formación de hueso en los mismos. Aparecen las uñas, primero en las manos y luego en los pies. Se presentan vellos en el bebé (lanugo), especialmente en cabeza y cuerpo. Esto acompañado del vermix caseoso, una mezcla de grasa corporal y células de la piel del feto. Es capaz de reconocer el día y diferenciarlo de la noche. Al final del período, comienza la formación del surfactante, especie de líquido que permitirá, luego del nacimiento, la correcta respiración del bebé.

Semana 13

Continúan sus movimientos y reacciones al ambiente. El bebé comienza a hacer muecas, escucha perfectamente y mueve sus manos para tocarse la cara. Además, como su piel es delgada se pueden observar sus órganos internos.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Esta semana ya notarás que tu bebé ha crecido y que has aumentado una talla. Además de sentir que ya no sientes tan fuerte los malestares de un comienzo, como náuseas, fatiga y ganas de ir tanto al baño. A partir de ahora te sentirás más tranquila y comenzarás a ver lo lindo del embarazo.

Semana 14

Presenta la cabeza erguida y hay desplazamiento de ojos y oídos. Con la cabeza elevada, los ojos se desplazan hacia adelante de la cara y los oídos se ubican casi en su posición definitiva. Se observa una mayor definición de las piernas con un desarrollo inicial de las uñas de los pies.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Durante esta semana aparece la “rinitis del embarazo”, lo que se traduce en sentir como si estuvieras resfriada o con alergia, al no poder ingerir ningún tipo de medicamento la recomendación es utilizar un humectante para evitar que se reseque tu nariz.

Semana 15

Continúa el desarrollo de los huesos del bebé. Durante esta semana ocurre una osificación (formación de hueso) de forma muy activa. Esos cambios en los huesos ya son perceptibles en las ecografías. El corazón late a unos 150 latidos por minuto, velocidad que disminuye a medida que avanza el desarrollo.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Te sentirás más hinchada, notarás inflamación en tus extremidades, lo que se conoce como “edema”, por lo que es común ver cómo se hinchan tus pies, tobillos y manos. La causa de esto es el aumento en la circulación de la sangre. Y lo que hará sobrellevar de mejor forma estos síntomas es el ejercicio suave, además de poner los pies en alto y consumir los 8 vasos de agua diarios. Además, notarás la caída de tu cabello, o un cambio en su estado, como por ejemplo que está más grueso. Mientras a ti te sucede esto a tu bebé le crece su cabello.

Semana 16

La cabeza disminuye de tamaño y se alargan las piernas del bebé. Las orejas ya comienzan a ser más notorias al disminuir el tamaño relativo de la cabeza. Se provoca un gran alargamiento de las piernas. Asimismo, en los ovarios que ya se desarrollaron en el bebé que será mujer, aparecerán los folículos ováricos que vienen desde el saco vitelino. El bebé adopta períodos de movimientos y de inactividad.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Ahora sentirás que te falta el aire al respirar, esto porque las hormonas en tu cuerpo provocan que tu manera de hacerlo sea mucho más profunda e intensa. Esto hace que el bebé tome el oxígeno plenamente, pero te hace sentir incómoda. A medida que desaparecen las náuseas y la incomodidad, notarás una mejoría de tu apetito. Éste es el momento cuando muchas mujeres sienten que sus bebés tienen hambre. Asegúrate que estás comiendo lo suficiente, pero no creas que necesitas comer por dos.

Semana 17

La cabeza disminuye de tamaño y se alargan las piernas del bebé. En esta semana continúa el desarrollo de los pulmones, por eso el bebé comenzará con ejercicios de respiración. Debajo de su delicada piel comienza a desarrollar un tejido graso que más adelante lo protegerá contra el frío. El bebé sigue agudizando su oído por lo que notarás que reacciona a sonidos más fuertes. 

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Esta semana serás sometida a la amniocentesis, examen para identificar defectos en el feto. Debes saber que no todas las mujeres embarazadas son sometidas a esta prueba, ésta se realiza a mujeres que tienen más de 35 años. También comenzarás a partir de esa semana a sufrir de hemorroides, las que se provocan por el aumento del volumen de la sangre, y como probablemente también has comenzado a sufrir de estreñimiento esto provoca que aparezcan. Para prevenir estas hemorroides sólo debes consumir alimentos altos en fibra y realizar suaves ejercicios.

Semana 18

Los movimientos del bebé son claramente perceptibles por la madre. El bebé se mueve y es capaz de tocar el vientre materno, provocando cambios en la superficie. La piel comienza a llenarse de una sustancia formada por grasa y células de la piel llamada vermix caseoso, que permitirá mantener su superficie sin lesiones y lo menos arrugada posible. Si es mujer, comienza la formación del útero.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Comenzarás a sentir mareos, incluso podrías desmayarte, esto porque tu corazón está latiendo y trabajando el 50% más fuerte que antes. Evita levantarte muy rápido cuando estés acostada y sentada. Además, comenzarás a sentir de manera muy suave los primeros movimientos de tu bebé, pequeñas pataditas. Experimentarás un flujo blanco, llamado leucorrea, algo normal y que aumentará a medida que se acerque la hora del nacimiento. 

Semana 19

Ocurre la formación de la grasa parda, una grasa especial que permite a los bebés mantener una temperatura óptima, que incluso sigue funcionando post-parto, ya que en las primeras etapas de nacido no la regulan correctamente.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Experimentarás cloasma, que son manchas que aparecerán en tu rostro y cuello, por el cambio hormonal. Éstas desaparecerán cuando haya nacido tu bebé, si tienes las manchas muy marcadas debes protegerte del sol para no oscurecerlas más. Comenzarás a sentir algo de dolor y molestia en la parte inferior de tu abdomen, porque los ligamentos de tu útero se están extendiendo a medida que tu bebé crece, y si notas que el malestar persiste de forma permanente consulta a tu médico por precaución.

Semana 20

En esta semana empieza la aparición del lanugo, pelo visible en la cabeza y cuerpo del bebé. La función de este pelo es mantener el vermix caseoso (mezcla de grasa y células de la piel) sobre su cuerpo. También aparecen las cejas y comienzan a descender los testículos, pero manteniéndose aún en el abdomen.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

En esta semana estás en la mitad de tu proceso de embarazo, a los cuatro meses y medio, tu útero ha aumentado cuatro veces más su tamaño. De aquí en adelante aumentará sistemáticamente, por lo que debes tratar de estar relajada y moverte de forma pausada.

Semana 21

Comienzan los movimientos oculares. Se pueden percibir movimientos muy rápidos de ojos en pleno desarrollo, normalmente o por respuesta a estímulos externos.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Durante esta semana el útero comenzará su etapa de acondicionamiento y acomodamiento, esto para estar preparado en el momento en que tu bebé se ponga en posición y pueda acomodar su cabeza correctamente. Ahora el dolor de espalda se presenta de forma más frecuente y aparece para acompañarte durante el proceso. Anda con cuidado, muévete suave y al sentarte busca la posición en la que estés completamente cómoda.

Semana 22

La piel del bebé se transparenta y es capaz de diferenciar el día de la noche. La piel de tu bebé se observa muy transparente, permitiendo que incluso se vea muy rosada o roja, por efecto de los vasos sanguíneos que se ubican bajo ella. Adopta períodos diurnos y nocturnos, pasando por fases de sueño.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

Durante este período es cuando te sentirás embarazada, te mirarás al espejo y notarás que tu guatita está grande; aún puedes moverte bien con facilidad al agacharte. El malestar matutino como náuseas y asco a algunos alimentos ya se ha ido, por lo que sentirás verdaderamente hambre. Tu bebé ya está más grande y se estimula con los alimentos que ingieres, disfrutarás sentir como se mueve.

Semana 23

Podrás sentir con más intensidad los movimientos de tu bebé, pues ahora agita sus manos y pies, y puede mover todos sus deditos. Su cerebro se está desarrollando velozmente y su cuerpo es prácticamente proporcionado. Escucha cada sonido que realizas, se estira al despertar de su descanso. La piel de tu bebé es tan delgada, que se pueden divisar sus venas y se ve algo rosado, pero a medida que pase su primer año de vida, irá adquiriendo un color definitivo. En este período aún se desarrollan las venas de sus pulmones, estos también se formarán por completo en los siguientes meses.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

En este período debes consumir alimentos que contengan hierro, como por ejemplo vegetales verdes, legumbres, pescados, carnes de vacuno y pollo, los que aportan y ayudan en la circulación de oxígeno entre la madre y el bebé, además evitas padecer anemia.

Semana 24

El bebé ya presenta un cuerpo muy definido. Su  cuerpo ya es robusto, con un buen desarrollo de los huesos y de los músculos. Las uñas ya cubren los dedos de la mano completamente. Comienza la formación del surfactante, especie de líquido espeso que permite mantener los pulmones de tu bebé dilatados, con el fin de que pueda respirar una vez que nazca.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

A partir de esta semana puedes presentar preeclampsia si tu presión es demasiado alta. Ésta también se conoce como toxemia, y se produce debido al volumen de la sangre. Debes estar alerta a síntomas como: alta presión, visión borrosa, dolores de cabeza o hinchazón de pies y manos. Si presentas alguno de ellos debes comunicarte con tu médico ya que los problemas de preeclampsia afectan la placenta.

Semana 25

Tu bebé ahora escucha mucho más, las ondas sonoras se transportan con más velocidad por el líquido amniótico. Tu bebé ya siente todos los sonidos que lo rodean, suele asustarse con ruidos demasiado fuertes o se motiva con algún tipo de música. Los ojos ya poseen pestañas, pero su color no se ha definido completamente, ya que requieren luz para terminar de desarrollarse.

¿Qué pasa con tu cuerpo?

A partir de esta semana debes estar atenta a cualquier señal de parto prematuro. Los síntomas son: dolor en la parte baja de la espalda, contracciones uterinas y presión en la pelvis, entre otros. Son síntomas propios de un embarazo normal, pero de todas formas debes estar alerta si estos permanecen por mucho rato.

Primer trimestre

Segundo trimestre

Tercer trimestre

El día del parto

¿Qué traer a la clínica?

Lactancia materna