Recientemente, Clínica Dávila implementó dos nuevas salas de procedimiento de dermatología, que fueron equipadas con dos máquinas láser, que entre otras cosas prometen eliminar manchas y tatuajes.

De acuerdo a lo explicado por la doctora Daniela Saavedra, coordinadora de dermatología de Clínica Dávila, las máquinas de láser con las que cuenta la clínica son: un láser llamado Revlite y una máquina de IPL.

El láser Revlite es el de mayor tecnología y sirve para eliminar lentigos solares (manchas de la edad), tatuajes y algunas cicatrices producidas por acné. Además, cuenta con una modalidad de fotoenvejecimiento, que es muy útil para atenuar arrugas.

Por otro lado, el láser IPL, se usa especialmente para aquellas personas que sufren de rosácea. No obstante, la especialista aclara que funciona específicamente en aquellos pacientes que tienen la piel enrojecida producto de la rosácea, no para las venitas que aparecen en la cara.

En general, se requieren de dos a tres sesiones de láser para poder obtener un resultado óptimo, pero siempre va a variar y depender del tamaño de la mancha o tatuaje.

¿El láser sirve para todas las manchas?

La doctora Saavedra explica que, si bien este tratamiento puede ser muy efectivo, es importante atenderse con un especialista para que en la consulta pueda diferenciar entre una mancha y otra, ya que, a pesar de que las diferencias pueden ser sutiles, no todas las manchas y cicatrices califican para ser eliminadas con láser.

Asimismo, agrega que, respecto a lo tatuajes, es importante considerar que, dependiendo de la calidad y tamaño del mismo, van a variar la cantidad de sesiones. Y es que, un tatuaje de buena calidad es más difícil de borrar.

Finalmente, la experta es enfática en señalar que, a diferencia de lo que se cree, los lunares no pueden eliminarse con láser, para ellos se requiere de cirugía.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Antes de someterse a este tratamiento, es muy importante considerar que está la posibilidad de que existan algunos efectos adversos, tales como:

  • Dolor leve.
  • Inflamación.
  • Hiperpigmentación post inflamatoria (la mancha queda más marcada).
  • Hipopigmentación post inflamatoria (la mancha se despigmenta más de lo esperado).

Si bien, la hiperpigmentación e hipopigmentación post inflamatoria sólo ocurren a un pequeño porcentaje de pacientes, es importante que todos tengan claro que esto puede ocurrir y que es un efecto adverso propio del procedimiento, explica la dermatóloga.

El principal cuidado que deben tener los pacientes que utilizan este tratamiento es con el sol. De acuerdo a la especialista de Clínica Dávila, podría haber más indicaciones, pero estas van a variar de persona a persona.

Finalmente, cabe destacar que el efecto del láser no es inmediato, de hecho, es probable que el paciente salga con una mancha más roja e inflamada que cuando llegó, lo que puede durar aproximadamente una semana.