Blog

Dávila en Vivo trató la relación entre diabetes y daño renal

La relación que existe entre la diabetes y el daño renal fue el tema abordado en una nueva versión de Dávila en Vivo, transmisión vía Facebook donde la nefróloga Haydeé Mellado y el endocrinólogo Iván Solís, ambos médicos especialistas de Clínica Dávila, respondieron las consultas enviadas por nuestros pacientes.

Como introducción a esta patología, la doctora Mellado indicó que un alto porcentaje de los pacientes con diabetes pueden llegar a presentar algún grado de enfermedad renal crónica. “Lo más importante es que dentro de las personas que ingresan a una sustitución del daño renal, como la diálisis, más del 40% presentan diabetes”, puntualizó.

La especialista señaló que entre los principales síntomas de una enfermedad renal próxima a ser crónica es la microalbuminuria, es decir, la pérdida de proteínas por la orina, que se manifiesta como una orina espumosa. Asimismo, contó que hasta un 20% de los pacientes diabéticos tipo II con más de 5 años desde su diagnóstico pueden presentar enfermedad renal.

Cómo se hace el diagnóstico

Para poder realizar el diagnóstico y detectar una enfermedad renal a tiempo, la doctora Mellado explicó que se indican exámenes de sangre y orina que ayudan a identificar los niveles de creatinina y la determinación de la albúmina, es decir, la perdida de proteína en la orina.

Por su parte, el doctor Solís aclaró que, en el caso de la diabetes, ésta principalmente se diagnostica a través de exámenes. “Cuando los pacientes debutan con síntomas, quiere decir que la diabetes o la glicemia están muy altas. Entonces, lo principal es la prevención y la pesquisa a través de exámenes de chequeo en personas que uno piensa que podrían presentar diabetes, porque tienen factores de riesgo”, detalló. “No hay que esperar a que aparezcan los síntomas como para diagnosticar”, agregó.

Entre los síntomas que pueden llevar a sospechar de una posible diabetes descompensada, el doctor Solís enumeró tres fundamentales: una sed inhabitual, que lleva a tomar tres o cuatro litros de agua o de líquidos al día; orinar constantemente y en gran cantidad, tanto en el día como en la noche; y presentar hambre inusitada, con ansiedad por comer, que no se logra satisfacer rápidamente.

Prevención del daño renal en diabéticos

Ambos profesionales destacaron la importancia de prevenir el daño en este tipo de pacientes, para lo que es necesario que el diagnóstico de la diabetes sea lo más precoz posible. “Si tengo diabetes, debo que estudiar si hay algún grado de alteración renal”, expresó la doctora Mellado. Además, se debería controlar los niveles de colesterol y la hipertensión, que también afectan al riñón. “Si yo mantengo controles metabólicos de la diabetes normales, tengo menos posibilidades de generar una enfermedad renal o hipertensión”, aseveró.

La recomendación también incluyó hacer ejercicios, consumir la dieta regular que corresponde a la enfermedad, no fumar y tomar 6 a 8 vasos de agua al día, para favorecer el funcionamiento del riñón. “Son enfermedades súper silenciosas y van a dar síntomas cuando ya están muy mal. Y, en realidad, si uno los previene o los detecta a tiempo, va a ser capaz de prevenir la progresión del daño” señaló.

Con respecto al origen de la diabetes, el doctor Solís especificó que si bien hay algunos factores hereditarios que pueden incidir en su aparición, son los hábitos y estilo de vida los que cobran mayor importancia. “Se hereda la manera de comer, el hábito de hacer ejercicio, eso también se aprende dentro de la familia”, indicó el doctor, agregando que la causa fundamental de esta epidemia de diabetes en el mundo y en Chile es la obesidad, sin duda, la inactividad física, el aumento de peso, todo eso tiene que ver con el origen de la diabetes”.

En el caso de la enfermedad renal crónica terminal, la doctora Mellado también explicó que existe una asociación hereditario directa. “El paciente diabético que tiene algún familiar que hizo falla renal y está en diálisis, va a tener 10 veces más posibilidades de llegar a diálisis, también, que otro que no lo tenga. No es el único factor, pero sí hay familias donde se repite y hay varios pacientes diabéticos que entran a diálisis”, dijo.

Tratamiento

En relación al tratamiento, en el doctor Solís detalló que hay algunos medicamentos que pueden retrasar la progresión de la enfermedad, como la metformina y la insulina.

“De hecho, mundialmente se ha visto que se ha estabilizado el daño renal en los pacientes diabéticos por un mejor manejo”, complementó la doctora Mellado.

Sin embargo, la profesional manifestó que, frente al diagnóstico de la enfermedad renal crónica, los medicamentos deben ser personalizados y adaptados a la función renal que tiene en ese momento la persona. “Las dosis tienen que ser las adecuadas, porque si no, se transforman en nefrotóxicos, que hacen daño al riñón”, advirtió.

Coronavirus

Coronavirus

Lo que debes saber sobre esta enfermedad La salud y el bienestar de nuestros pacientes es una...

leer más