Cirugía reconstructiva

El origen de la reconstrucción y alargamiento óseo se encuentra íntimamente ligado al desarrollo de la osteogénesis por distracción mediante el Fijador Externo Circular inventado en Rusia por el Dr. Gavriil Ilizarov en 1951. El concepto de la osteogénesis distractiva fue introducido en los años sesenta, basándose principalmente en la distracción de los segmentos óseos para lograr la consolidación de fracturas, corrección de deformidades, alargamiento y transporte óseo para defectos postraumáticos, tumorales o infecciosos.

Lo anterior, sumado al avance de los Métodos de Fijación Externa disponible en la actualidad, ha posicionado a la Reconstrucción ósea como una Subespecialidad en contínuo desarrollo dentro de la Ortopedia y Traumatología. Debido a lo anterior, comienza en el año 1983  la Association for the Study and Application of the methods of Ilizarov (ASAMI) en Italia y en 1989 de la Limb Reconstruction Society (LRS) en Estados Unidos.

En la actualidad, la sociedad que agrupa a la Asociaciones Internacionales es la International Limb Lenghtening and Reconstruction Society (ILLRS) conformada el año 2012.

En nuestro país, el 2006 se crea el capítulo chileno de ASAMI donde participe como Socio fundador y posteriormente segundo Presidente del Comité de Reconstrucción y Alargamiento Óseo de la Sociedad Chilena de Ortopedia y Traumatología.

Mi experiencia, comienza en 1995 con el Método de Ilizarov en el Instituto Traumatológico donde actualmente me desempeño en el Equipo de Cirugía Reconstructiva dedicándome a las siguientes patologías de Extremidades superiores e inferiores:
  • Pseudoartrosis infectados y no infectadas.
  • Secuelas de Fracturas Expuestas.
  • Fracturas Complejas y sus complicaciones.
  • Osteomielitis.
  • Deformidades y Alteración de Ejes congénito y adquirido.
  • Alargamiento de Extremidades.

Dr. Juan Manuel Salas Fuentelzas.
Prof. Asistente Universidad de Chile.
Jefe Equipo de Cirugía Reconstructiva Instituto Traumatológico.

Unidad de Cadera

El equipo de patología de cadera trata diversas patologías, entre las que destacan:

Artrosis de cadera

Con el paso de los años las articulaciones sufren un proceso de desgaste por el que el cartílago pierde agua y se vuelve más frágil. Este deterioro del cartílago, junto con la alteración que también padece el hueso subyacente, es lo que se conoce como artrosis,y puede afectar a múltiples articulaciones como las de rodillas, manos o cadera. Esta última, aparece generalmente entre los 50 y 60 años.

Además la artrosis de cadera se puede producir como consecuencia de traumatismos y fracturas que comprometan el cartílago, o secundaria a enfermedades como displasia congénita de cadera, artritis reumatoide, necrosis avascular, entre otras.

Las lesiones cartilaginosas permanecen indoloras durante cierto tiempo, ya que el cartílago no está inervado, y cuando aparece el dolor es porque el hueso se encuentra afectado aunque sea en grado mínimo.

Algunos fármacos reducen la inflamación y el dolor, pero de momento no hay un medicamento que retorne al cartílago a su estado normal. Los fármacos más utilizados son los antiinflamatorios no esteroidales y los analgésicos que poseen una acción calmante transitoria. También se usan, en etapas iniciales de la enfermedad, medicamentos que contienen Glucosamina y Condroitín Sulfato, que ayudan al alivio de las molestias, pero su utilidad en regeneración de cartílago no está probada con trabajos científicos.

El ejercicio programado y adecuado ayuda a mantener la movilidad de la articulación, mantiene la flexibilidad, potencia la musculatura y contribuye a estabilizar la articulación. Además es de mucha utilidad bajar de peso para aquellos pacientes con obesidad o sobrepeso.

Sin embargo, la artrosis de cadera tiende al deterioro progresivo. Por ello, muchos casos terminan en una operación. Ésta consiste en sacar la articulación de la cadera que se encuentra dañada y reemplazarla por una articulación artificial (prótesis), con el fin de aliviar el dolor y recuperar la movilidad. 

Se utilizan implantes que se integran al hueso en forma biológica (prótesis no cementada) o mediante el uso de un cemento quirúrgico especial que ayuda en su fijación al hueso (prótesis cementada).  Las superficies esféricas que articulan entre sí pueden ser de diversos materiales como metal con polietileno, cerámicas, metal articulando con metal, etc. 

La decisión sobre la fijación de la prótesis al hueso y el material que va a articular depende de factores como edad del paciente, actividad, calidad ósea entre otros. Por lo general, los resultados son muy buenos, los dolores desaparecen y la movilidad de la cadera puede llegar a mejorar significativamente.  Es una cirugía grande, que no está exenta de complicaciones, como infección de la prótesis, luxación de los componentes, trombosis en las venas de la pierna, etc., sin embargo, estas complicaciones ocurren con muy baja frecuencia.



Fracturas de cadera

Este problema se ve fundamentalmente en pacientes mayores, con traumatismos de poca intensidad, habitualmente caídas en el hogar.  Puede ocurrir en gente joven, pero secundario a accidentes de mayor energía como accidentes de tránsito o caídas de altura.

Por la inmovilidad que provoca en el anciano, la fractura de cadera debe tratarse mediante cirugía en forma precoz, para devolver la movilidad, aliviar el dolor, poder sentar y parar al enfermo lo antes posible, evitando así complicaciones como escaras, trombos en las venas, neumonías, etc.

Las alternativas quirúrgicas son variadas, dependiendo del tipo de fractura y edad del paciente. Se puede hacer osteosíntesis con placa y tornillos, o reemplazar la cadera por una prótesis.

Pinzamiento de cadera y lesiones del labrum acetabular

Gracias a la aparición de la resonancia magnética, sumado al desarrollo importante de las técnicas artroscópicas, es posible en la actualidad  diagnosticar y tratar por métodos menos invasivos, patologías de cadera que antes no tenían un manejo óptimo.

El labrum acetabular es una estructura cartilaginosa que ayuda, junto con la parte ósea de la pelvis,  a darle soporte y más rango articular a la cabeza femoral.

En ciertas circunstancias, el labrum acetabular puede romperse, en forma parecida a la rotura de un menisco en la rodilla. Esto puede ser tratado mediante el uso de un artroscopio e instrumental especial,  que se introducen a la cadera por mínimas incisiones.



La resonancia magnética nos ha ayudado también a diagnosticar casos de pinzamiento femoro-acetabular (“pellizcamiento de cadera”). Esto consiste en dolor en la zona de la cadera debido al  tope que se produce entre un cuello del fémur prominente y el reborde anterior del acetábulo, al flexionar la extremidad. La artroscopía de cadera también es una de las herramientas actuales para tratar esta patología.

Miembros del equipo de patología de caderas:

Dr. Carlos Torres Garese

Dr. Ignacio Campos Barquín

Dr. Germán Norambuena Morales

Dr. Raúl Guzmán Durán

Dr. Claudio Rojas Ponce

Unidad de Hombro y Codo

Dentro del Departamento de Traumatología y Ortopedia, existe un equipo de sub-especialistas en hombro y codo, integrado por facultativos de reconocida experiencia, tanto nacional como internacional. Cumplen una importante labor académica y son activos socios de la Sociedad Chilena de Ortopedia y Traumatología, al igual que de otras organizaciones extranjeras.

Entre las patologías o enfermedades que se tratan, están las fracturas (escápula, clavícula, húmero, codo, etc.), patología del manguito rotador, inestabilidades y/o luxaciones, capsulitas adhesiva, patología degenerativa (artrosis), problemas musculares y tendíneos, patología acromio clavicular y también todos los trastornos propios de los deportistas.

El equipo paralelamente se encuentra apoyado por un grupo de kinesiólogos que se han especializado en este tipo de rehabilitación, logrando así mejores resultados a través de este manejo integral en las diferentes enfermedades.

 Del mismo modo, se cuenta con el apoyo de un equipo de profesionales que incluyen anestesistas y enfermeras con experiencia en procedimiento anestésicos regionales y dolor.




Miembros del equipo de hombro y codo:


Dr. Warner Larrondo Calderón

Dr. Juan Antonio Castellaro Lantermo

Dr. Gonzalo Díaz Caronna

Dr. Julio Terán Venegas




Unidad de Rodilla

El grupo de especialistas de rodilla de Clínica Dávila esta formado por distinguidos médicos que desarrollan esta subespecialidad.

Dan solución integral a la patología de rodilla de origen ortopédica y/o traumática, como:

Deformidades, fracturas, artrosis, patología  rotuliana, lesiones deportivas que incluyen: Rotura de ligamentos, meniscos, cartílagos.

Se resuelven realizando avanzadas técnicas de cirugía artroscópica, cirugía protésica, osteotomías, osteosíntesis.

Miembros del equipo de artroscopía y cirugía de rodilla:

Dr. Luis Valenzuela G.

Dr. José Hun

Dr. José Miguel Luarte

Dr. Christian Carmona Martín

Dr. José Figueroa Flores