La vasectomía es una cirugía que busca lograr la esterilidad definitiva en los hombres, a través de un corte en los conductos deferentes, que son la vía a través de la cual salen los espermios. De esta manera se siguen produciendo, pero el mismo cuerpo los va degradando e impidiendo su salida.

Se trata de una cirugía ambulatoria que dura alrededor de 20 o 30 minutos y se indica a los pacientes mantener reposo el mismo día de la intervención, tener abstinencia sexual y no hacer actividad física intensa durante una semana. Además deben utilizar otro método anticonceptivo hasta que se pueda demostrar que efectivamente no quedan espermios vitales en su semen, a través de un examen en el que se toma una muestra del mismo.

Lo anterior porque según explica el doctor Gonzalo Rubio, urólogo de Clínica Dávila, el paciente no sale infértil de pabellón, ya que “cuando tu seccionas, hay un largo camino y en ese recorrido pueden quedar espermios vitales que podrían estar vivos por dos meses o un poco más, entonces, lo que se demore el paciente en quedar estéril, va a depender del tiempo que pase y del número de actividad sexual, o sea, en la medida que el paciente vaya eyaculando, va a ir eliminando todos los espermios que queden en el camino”.

El especialista asegura que, pasado este período, el porcentaje de falla de la cirugía es de uno cada dos mil casos. “Eventualmente se puede producir que se hayan vuelto a juntar los conductos, formando una reacción inflamatoria con la que finalmente llega el espermio a buscar una vía de paso de forma natural o que de frentón los conductos no hayan quedado bien cerrados, pero en general son cosas bien raras”, confiesa Rubio.

Es importante aclarar que el fluido seminal no está formado solamente por espermios, sino que también por secreciones que producen otras glándulas. Por lo tanto, a pesar de que el espermio no tiene salida, el paciente sigue eyaculando y sale semen, pero sin espermios vitales. Es por esto que no hay ningún cambio en la parte hormonal, es decir, el paciente no va a sentir alteraciones en lo que respecta al deseo sexual, ni tiene posibilidades de quedar impotente.

Técnicas de anestesia

A pesar de que la mayoría de los pacientes prefiere realizarse el procedimiento con anestesia general, es decir, dormidos, en Clínica Dávila se ofrecen otros dos tipos de analgesia.

El procedimiento se puede realizar también con anestesia puramente local, lo que significa que el paciente está despierto, o con una sedación, lo que implica una combinación entre anestesia local y el apoyo de un anestesista que adormece profundamente al hombre, pero manteniéndolo despierto.

¿Es reversible?

Se podría decir que es reversible, pero no es el fin. Existe una cirugía llamada vasectomía reversa, con la cual se buscan los conductos y se intenta volver a unirlos. Sin embargo, el urólogo comenta que las tazas de embarazo no son altas.