Unidad de Movimientos Anormales (Parkinson)

Los movimientos anormales incluyen todas aquellas enfermedades asociadas a movimientos involuntarios como por ejemplo: Temblor de reposo, lentitud en la iniciación de movimientos y rigidez muscular. La más representativa de ellas es la enfermedad de Parkinson, término que corresponde realmente a un grupo de enfermedades con síntomas y signos comunes pero que pueden llegar a ser totalmente diferentes.

Es por ello que la primera aproximación corresponde a un Parkinsonismo o Síndrome Parkisoniano, a partir de lo cual debe establecerse un diagnóstico diferencial.

La enfermedad de Parkinson consiste en un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor y se manifiesta con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos. Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo, área cerebral que controla el movimiento, mueren o sufren algún deterioro.
 
La enfermedad afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población mayor de 65 años y al 0,4 por ciento de la población mayor de 40 años.
 
Los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson son leves y se van haciendo cada vez más notorios con el paso del tiempo. El cuadro inicial típico registra dolores en las articulaciones, dificultades para realizar movimientos, agotamiento. La caligrafía también empieza a cambiar y se torna pequeña e irregular. En el 80 por ciento de los pacientes los síntomas comienzan en un solo lado del cuerpo y luego se generalizan. Asimismo, el carácter varía, por lo que es habitual la irritabilidad o la depresión sin causa aparente. Todos estos síntomas pueden perdurar mucho tiempo antes de que se manifiesten los signos clásicos que confirman el desarrollo de la enfermedad.
 
El Parkinson es difícil de diagnosticar en sus etapas iniciales, ya que se confunde con los síntomas propios de otras patologías. El diagnóstico es fundamentalmente clínico y se efectúa a partir de los síntomas del paciente.
 
Para confirmar el diagnóstico se realiza un estudio de Medicina Nuclear denominado Spect- Trodat, que detecta la alteración del neuro transmisor Dopamina en las regiones profundas del cerebro. Se puede realizar también una ecografía transcraneal que muestra las alteraciones cerebrales en el mesencéfalo. Asimismo, es de gran ayuda el examen de la función olfatoria. Sin embargo, el mejor medio para detectar esta patología es la observación, ejercida tanto por el médico como por los familiares del enfermo.
 
En la enfermedad de Parkinson es esencial el diagnóstico precoz, ya que cada tipo de parkinsonismo tiene un tratamiento diferente.
 
Esta es una patología crónica que, de momento, no tiene curación. El objetivo del tratamiento es reducir la velocidad de progresión de la enfermedad, controlar los síntomas y los efectos secundarios derivados de los fármacos que se usan para combatirla.
 
La enfermedad de Parkinson, como tal, está cubierta por el Sistema de Garantías Explícitas AUGE – GES, en especial en lo que se refiere a la terapia farmacológica, de alto costo.

Para manejo de Parkinson – Distonia y Temblor Esencial
 
Clínica Dávila es uno de los dos centros privados que realizan, en Chile, el implante DBS (Estimulación Cerebral Profunda).
 
Neurólogos: Dr. Andrés de la Cerda, Dr. John Tapia, Dra. Mireya Balart, Dr. Juan Cristóbal Núñez, Dr. Zhongxing Peng-Chen.