Los mielomas son tumores que se infiltran en la médula ósea produciendo un aumento anormal de las células plasmáticas, lo que finalmente causa la destrucción de algunos huesos. Se trata de un tipo de cáncer que se presenta especialmente en los adultos mayores, de hecho, el doctor Gastón Figueroa, hemato-oncólogo de Clínica Dávila, asegura que “es una enfermedad que se concentra en este grupo de pacientes”.

Desafortunadamente, la frecuencia de los mielomas viene en ascenso rápidamente en todo el mundo, por lo que es especialmente importante la realización de un diagnóstico precoz, para así tener mejores posibilidades de tratamiento.

Síntomas de los mielomas ¿Cómo identificarlos?

Según el doctor Figueroa, existe una serie de sintomatologías que pueden afectar a los pacientes, pero asegura que los principales motivos de consulta son dos.

En primer lugar, se refiere al dolor de los pacientes, especialmente en zonas como columna y cadera, ya que, en la mayoría de los casos, dichas molestias son consecuencia de una fractura causada por la destrucción de los huesos.

En segundo lugar, es sumamente común que los pacientes que tienen mielomas presenten fallas renales, puesto que, dichos tumores generan una proteína que puede afectar a estos órganos.

“Si se presenta un paciente mayor con problemas al riñón tiene que pensarse que puede tener un mieloma, está dentro de las cosas que hay que buscar. Cualquier paciente, incluso no tan mayor, que se presente con ciertos grados de falla renal, sin una causa explicable, hay que estudiar que de fondo no haya un mieloma o alguna otra entidad parecida a un mieloma”, comenta el médico de Clínica Dávila.

Causas de los mielomas

Existen algunos factores que pueden aumentar la posibilidad de aparición de mielomas, tales como la exposición a radiaciones o algunos tóxicos ambientales, pero el experto asegura que dentro del total de casos no tienen mucha importancia, ya que son poco frecuentes.

En cambio, manifiesta que el factor más importante para que se presenten es la edad, por lo que los pacientes que estén por sobre los 68 años, debieran tener especial atención a los posibles síntomas.

Cómo diagnosticar y tratar un mieloma

El experto explica que, para hacer el hallazgo de un mieloma, básicamente se combinan dos exámenes.

Primero, se realiza un estudio de médula ósea, ya que éste es el lugar donde se encuentra el tumor. Para esto, el especialista debe tomar una muestra de la médula y llevarla a análisis.

Posteriormente, se toma un examen de laboratorio, porque si bien el tumor está en la médula, sigue produciendo un anticuerpo que se puede medir a través de la sangre.

Una vez identificado el tumor, se pueden recetar diferentes drogas para atacarlos y aunque el tratamiento no es curativo, si aumenta considerablemente la sobrevida de estos pacientes. “Las expectativas de vida de un paciente sin tratamiento de su mieloma se miden en semanas o meses, mientras que con tratamiento en varios años”, manifiesta el doctor Figueroa.