El Médico internista y nefrólogo de Clínica Dávila Andrés Boltansky, habla de lo importante que es para los pacientes que padecen insuficiencia renal crónica o aguda, conocer acerca de su patología y de los nuevos tratamientos que existen para ella: “La insuficiencia renal tiene diversas etapas, desde deficiencias leves de la función renal, hasta estados muy avanzados que requieren una mayor intervención. Cuando un enfermo renal está comenzando con esta enfermedad, deber ser muy constante con las instrucciones y controles dados por todos los especialistas que lo atienden. Esto sin duda, permite que el deterioro renal se demore en llegar a condiciones más avanzadas. El autocuidado del paciente es fundamental para que no exista un deterioro rápido del tejido del riñón”.

Tratamientos para la insuficiencia renal: Diálisis

Diálisis es el proceso a través del cual las toxinas y el exceso de agua son eliminados de la sangre, en personas que presentan pérdida de la función renal. Lamentablemente, la insuficiencia renal es considerada una enfermedad terminal, por lo tanto, aunque la diálisis logra reemplazar algunas de las funciones del riñón, no todas ellas son posibles de sustituir eficazmente con este tratamiento. Por otra parte, las características propias de la diálisis determinan que la calidad y la expectativa de vida de una persona que está en diálisis sea menor de la que podemos esperar en personas de igual edad, sin insuficiencia renal.

¿Qué es el trasplante renal?

El trasplante renal es un procedimiento que consiste en situar un riñón sano en el organismo de pacientes que padecen insuficiencia renal. Los objetivos de un trasplante renal son, por una parte, restituir las funciones perdidas del órgano, producto de la enfermedad, y, por otro lado, permitir que la persona mejore notablemente su calidad de vida.

Aunque el trasplante de riñón tiene riesgos, sus consecuencias positivas exceden los riesgos en la mayoría de los casos. El nefrólogo Andrés Boltansky explica que “principalmente se recomienda un trasplante renal porque el paciente tendrá una mayor expectativa de vida. En las condiciones avanzadas de la insuficiencia renal, cuando la persona y el médico tratante advierten que en el corto plazo se requerirá terapia de diálisis permanente, se debe tener en mente la posibilidad de un trasplante de riñón”.

“Lógicamente ésta es una alternativa no inmediata” dice el especialista “y en caso de emergencia la diálisis sigue siendo indispensable. Pero definitivamente al poner sobre la balanza el vivir asistiendo a diálisis para siempre, versus someterse a un trasplante renal, en la gran mayoría de los casos es mucho mejor la segunda opción. Por lo tanto, mi sugerencia es pensar siempre en la opción de un trasplante de riñón. Es cierto que hay pacientes que no van a poder optar a un trasplante por distintos motivos, pero siempre es bueno poner el tema sobre la mesa, como una opción posible y real”, señala el doctor Boltansky.

Por lo general, no son candidatos para recibir un trasplante de riñón las personas que tienen alguna de las siguientes características:

  • Enfermedad crónica con menos de un año de esperanza de vida.
  • Consumo activo de alcohol o drogas.
  • Insuficiencia orgánica múltiple o severa sin posibilidades de recuperación.
  • Enfermedades coronarias, vasculares o cerebrovasculares sin pronóstico positivo.

También existen otras condiciones médicas que pueden requerir tratamiento antes de un trasplante renal, como la hepatitis B o C y obesidad, entre otras.

Clínica Dávila efectúa trasplantes renales gracias a que cuenta con una infraestructura y tecnología de última generación, y un equipo multidisciplinario para atender los requerimientos de la intervención. Además, cuenta con unidades de apoyo, modernos pabellones, unidad de cuidados Intensivos, diálisis, rayos y laboratorio, entre otros.