La infertilidad es una enfermedad que afecta a hombres y mujeres por igual. Se considera infértil a una pareja cuando tarda más de un año en lograr el embarazo.

En Chile se estima que la tasa de infertilidad va en aumento producto de la postergación de la maternidad, ya que las mujeres se están embarazando después de los 35 años, lo que genera que se tengan menos hijos.

Factores de infertilidad

Existen factores de infertilidad femeninos y factores de infertilidad masculinos y, según manifiesta la doctora Karina Sequeira, gineco-obstetra de Clínica Dávila, estos corresponden en un 50% a la mujer y 50% al hombre.

El principal factor que afecta la posibilidad de embarazo en una mujer son los problemas de ovulación. Estos, en su mayoría, son causados por enfermedades endocrinológicas como el ovario poliquístico, aclara la doctora Sequeira.

En el caso del hombre no se sabe cuál es la principal causa de infertilidad, pero se ha definido que las paperas después de la adolescencia, varicocele testicular, obesidad y tabaquismo, son algunos factores de riesgo que pueden afectar.

Exámenes

Se dice que una mujer es infértil cuando no ha logrado quedar embarazada después de un año y es ahí cuando debiera consultar con un especialista. Sin embargo, si tiene más de 35 años debiera comenzar a realizarse los exámenes después de seis meses de haberlo intentado.

La experta explica que, en primer lugar, se realiza un análisis hormonal a los ovarios, ya que es importante saber si está ovulando. Además, asegura que si a la paciente le llega el período regularmente todos los meses hay un 97% de probabilidades de que esté ovulando.

En segundo lugar, se solicita un espermiograma de la pareja para descartar que el hombre sea infértil.

En tercer lugar, se estudian las trompas de falopio a través de un medio de contraste por radiografía para ver que haya permeabilidad en las mismas.

Finalmente, se realiza un estudio a la reserva ovárica para conocer la calidad ovocitaria de la mujer que está consultando. Para esto se realiza un recuento de los folículos antrales, además de una hormona llamada antimulleriana.

Tratamientos para la infertilidad

Según la doctora Sequeria, existen tres tipos de tratamientos para manejar la infertilidad.

1.- Inducción de ovulación: A través de la administración de hormonas, ya sea con pastillas o inyecciones, se logra que la mujer comience a ovular.

2.- Inseminación intrauterina: Esta técnica sirve para mujeres que no están ovulando bien, cuando el espermio es de mala calidad y para las causas idiopáticas, en las que los especialistas no logran identificar el origen de la infertilidad. Aquí se realiza un seguimiento a los ovocitos para inyectar espermatozoides biológicamente preparados, justo en el momento en que el ovocito se está rompiendo.

3.- Fertilización in vitro: Este procedimiento se puede realizar de tres formas. En primer lugar, se realiza una hiperestimulación ovárica en pabellón, ésta consiste en buscar ovocitos que posteriormente serán juntados por un biólogo con los espermios de la pareja para formar embriones. Pasados cinco días, los embriones se regresan al útero de la mujer.

La segunda forma de realizar esta técnica es a través de la preservación de la fertilidad. La mujer puede sacar esos mismos ovocitos, preferentemente antes de los 30 años y son guardados por el período de tiempo que ella estime conveniente para ser usados posteriormente.

Finalmente, cuando la mujer tiene más de 40 años, se recomienda evaluar su reserva ovárica. En caso que ésta no fuera suficiente, puede considerar la ovodonación, esto quiere decir que una mujer más joven dona sus ovocitos para aumentar la tasa de éxito del procedimiento a un 70%.