Definición de Infarto Agudo al Miocardio

El infarto al miocardio es la principal causa de muerte en la población adulta chilena, con un total de 5.895 fallecidos al año según el MINSAL (Ministerio de Salud). Esta patología desde el año 2005, se encuentra incorporada al listado de Garantías Explícitas en Salud (GES).

Podemos definir IAM, Síndrome coronario agudo o “ataque al corazón” como la presencia de necrosis miocárdica, es decir, la muerte de un conjunto de células del corazón, que se vuelven eléctricamente inertes, lo que produce una interrupción en el funcionamiento normal del corazón.

Causas de un infarto agudo al corazón

El doctor Ángel Puentes, especialista en cardiología clínica, cardiología intervencional y jefe del Laboratorio de Hemodinámica de Clínica Dávila, señala: “Lo que produce un infarto es la obstrucción de las arterias del corazón. Las arterias que llevan sangre, que irrigan el corazón. Estas arterias se tapan casi siempre por colesterol. Específicamente por coágulos que se forman a partir de una placa de colesterol que se rompe en la arteria. Este coágulo obstruye la arteria y eso produce el infarto. Una de las principales causas de muerte es la cardiopatía coronaria tanto en Chile como en el mundo desarrollado. Todos los días hay pacientes con infarto”.

¿Cuáles son los síntomas de un Síndrome Coronario Agudo?

Esta condición se presenta en un paciente a través de diversas manifestaciones clínicas. El doctor Ángel Puentes nos dice: “Sí bien hay formas de presentación atípicas de un infarto al miocardio, lo más frecuente es dolor torácico (dolor de pecho). Por eso la recomendación para todas las personas que presenten dolor en esta zona, es consultar un servicio de urgencia lo más rápido que puedan”.

El doctor Puentes añade “Las formas atípicas, es decir poco frecuentes en que se presenta el infarto al miocardio (menos del 10%), son: dolores en las muñecas, náuseas, vómitos, cuadros digestivos, epigastralgia (molestias en la boca del estómago), dolor difus (dolor difícil de localizar que se “mueve” en distintas zonas del cuerpo), sobre todo en los pacientes de edad avanzada y diabéticos. No obstante, la gran mayoría de los ataques cardiacos se presenta en forma típica, con dolor de pecho opresivo, que puede irradiarse a las extremidades superiores y al cuello”.

¿Es posible que un paciente tenga un infarto y se confunda con alguna otra enfermedad?

Sí, hay formas atípicas (poco comunes) de presentación, como dolores epigástricos, vómitos, que se confunden con gastritis o con cuadros vesiculares. Un infarto al miocardio se puede confundir también con cuadros neurológicos. Incluso el médico de urgencia puede equivocarse. En países desarrollados como Estados Unidos, se plantea que alrededor de 5% al 7% de pacientes con infarto que consultan con dolores al pecho en servicios de salud son enviados de vuelta a sus casas.

Si una persona sospecha que sus síntomas son de Síndrome Coronario Agudo ¿qué debe hacer?, ¿cuánto tiempo tiene para llegar a un servicio de urgencia?

Ante la sospecha de ataque cardiaco, lo ideal es que el paciente consulte inmediatamente. Uno de los mayores problemas que tenemos los cardiólogos, sobre todo los que hacemos cardiología intervencional (ver cuadro de texto), es la tardanza que se tiene desde el momento que parte el dolor hasta que consulta el paciente. Esto produce un retardo en el diagnóstico que no es menor. Cuando se produce la obstrucción de una arteria coronaria, lo ideal es desbloquear esa arteria lo más rápido posible.

Una acción oportuna tiene como consecuencia que muera (o se necrose) menos músculo del corazón y que el paciente sufra un menor deterioro. Si hay una demora en el diagnóstico, porque el paciente consulta tardíamente, vamos hacia atrás; debemos sumar el tiempo que puede haber en la urgencia, o en la llegada del personal para realizar los procedimientos necesarios.

En los servicios de urgencia ¿Existe prioridad de atención para el paciente con síntomas de un ataque al corazón?

Sí y con el tiempo se ha ido protocolizando. Un paciente que consulta en el servicio de urgencia por infarto agudo al miocardio recibe atención prioritaria. El médico a cargo tiene diez minutos para tomar un electrocardiograma y media hora para tomar una decisión.

En el servicio de urgencia de clínica Dávila, por ejemplo, si se detecta un infarto con supradesnivel, en el que haya que destapar la arteria obstruida, se activa de inmediato el servicio de hemodinamia, sea a la hora que sea. El servicio de hemodinamia de urgencia realiza una cinecoronariografía (procedimiento mínimamente invasivo para diagnosticar obstrucción en el flujo sanguíneo de las arterias coronarias) y angioplastia de urgencia, con lo cual desobstruimos esa coronaria. El procedimiento se conoce como endoprótesis vascular o stent coronario. Estos son dispositivos, (una especie de malla), que se emplean para destapar las arterias coronarias.

En total el equipo de trabajo tiene un tiempo ideal de entre 60 y 90 minutos para tener la arteria abierta desde que llegó el paciente a urgencia. Esto ayuda a llevar a cabo un tratamiento efectivo, con menor daño y secuelas para el paciente.

¿Cuál es el tratamiento después de un infarto al miocardio?

Si todo el procedimiento resulto exitoso, y una vez dada el alta, el paciente debe continuar con controles cardiológicos.

En una segunda etapa se debe determinar cuánto daño se ha producido y definir lo que se llama prevención secundaria, que consiste en medidas tales como tomar los medicamentos indicados (tratamiento farmacológico), seguir con el control médico, un tratamiento nutricional que implique comer sano: controlar el peso, limitar consumo de alcohol y hacer ejercicios en forma regular, sobre todo ejercicios aeróbicos: nadar, trotar, andar en bicicleta (tratamiento fisioterapéutico).

Después de cierto tiempo se deriva a un programa de rehabilitación cardiovascular, programa en el cual se rehabilita por medio del ejercicio y enseña a la persona a realizar esta actividad correctamente, de forma que después lo continúe haciendo de forma ambulatoria.

La cardiología intervencional es el área de la Cardiología que encarga de las intervenciones mínimamente invasivas de las arterias coronarias y del corazón. Éstas incluyen la realización de coronariografías, reparación de defectos de nacimiento (congénitos), reparaciones valvulares, angioplastías coronarias y sondeos cardiacos.