• Cuando faltan poco días para que los alumnos de cuarto medio rindan la PSU, la ansiedad propia de dar una buena prueba, puede jugar una mala pasada. La Dra. Paz Quinteros, psiquiatra infantil y del adolescente de Clínica Dávila, entrega algunas recomendaciones para enfrentar con éxito este proceso.

Este 26 y 27 de noviembre cientos de escolares chilenos rendirán la Prueba de Selección Universitaria (PSU), una de las pruebas más importantes del país. Por lo mismo los nervios y la ansiedad propia del examen comienzan a incrementarse. La incertidumbre de cómo será la prueba, la presión por alcanzar un cierto puntaje y los últimos repasos, lo transforman en un escenario idóneo para que  los estudiantes no tomen con tranquilidad el proceso.

Frente a esto, la psiquiatra infantil y del adolescente de Clínica Dávila, Dra. Paz Quinteros, explica que es fundamental generar los ambientes adecuados para distraerse. “Ver programas de TV livianos, actividades lúdicas, leer, realizar ejercicio preferentemente al aire libre; priorizando idealmente aquellos que favorezcan la concentración”.  La idea es mentalizarse en positivo, pero intentar vaciar la mente en cuanto a expectativas”, señala.  Agrega que es relevante ante todo tener claro que la PSU es una prueba importante que puede favorecer o no pasos futuros para tu desarrollo, pero siempre habrá una segunda o tercera oportunidad en la vida.

Asimismo, Quinteros recomienda que los jóvenes no realicen modificaciones de último minuto que impliquen cambios en sus rutinas. “Esto implica dormir por lo menos 8 horas, evitar el exceso de pantallas, comer de manera sana y variada.” En cuanto a la automedicación la especialista es clara en señalar que  pueden generar efectos colaterales. “A la larga puede ser peor el remedio que la enfermedad y solo empeorar las cosas. Generar somnolencia, cefalea u otros. La idea es tratar de aplicar la vieja frase “no empujes el río, que fluye solo”.

Finalmente, frente a aquellos jóvenes que enfrentarán la PSU sin una idea clara de lo que quieren estudiar, la psiquiatra aconseja dar la prueba sin presiones y hacer una tabla con ventajas y desventajas de las carreras preferentes. “Es importante plantear el examen como un reto que a su vez  favorecerá a las elecciones futuras y ya una vez con el puntaje en la mano será más fácil ir priorizando y descartando”. Explorar, revisar mallas curriculares y visitar centros de estudio son otras de las medidas que recomienda.