El cáncer de cuello cervicouterino es causado por el Virus del Papiloma Humano, específicamente por los genotipos de alto riesgo que persisten durante los años.

En Chile el cáncer cervicouterino es el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres de 15 y 44 años.

Según la Organización Mundial de la Salud, el 2018 se diagnosticaron 1.540 nuevos casos y 725 mujeres fallecieron debido a esta enfermedad en el país, es decir, dos mujeres mueren al día por esta causa.

“Para prevenir este cáncer, lo primordial es realizar el examen del PAP o el estudio de PCR para identificar el Virus del Papiloma Humano a tiempo. Estudios recientes han demostrado que entre el 65-70% de los cánceres cervicouterinos diagnosticados están presentes en mujeres que no se realizaron control ginecológico o prevención con PAP o PCR en los últimos 5 años o previamente nunca se lo habían tomado”, asegura el doctor Roberto Altamirano, ginecólogo oncólogo de Clínica Dávila.

Este cáncer es silencioso y avanza de manera lenta, por lo que no tiene síntomas claros. Sin embargo, cuando ya tiene mayor progreso, pueden existir ciertos signos de alerta que indiquen su presencia.

Síntomas del cáncer de cuello uterino:

  • Sangrado genital anormal.
  • Secreción genital anormal.
  • Sangrado o dolor durante las relaciones sexuales.

“Estos síntomas podrían estar relacionados a otros tipos de enfermedades y no necesariamente al cáncer de cuello uterino. Sin embargo, ante la presencia de estas señales, siempre se debe consultar a un ginecólogo», indica el doctor Altamirano.

Diagnóstico

Se debe iniciar el control con PAP  a partir de los 25 años, cada 3 años, y PCR para VPH de alto riesgo a partir de los 30 años, para permitir un diagnostico precoz de las lesiones pre cancerosas.

“El VPH de alto riesgo está presente en casi un 100% de las pacientes con cáncer de cuello uterino. No hay que tener temor a estos exámenes, porque permiten diagnósticos precoces de lesiones precancerosas y evitan la aparición de un cáncer cérvicouterino. Existen tratamientos que son eficaces y que permiten una cura de la enfermedad, sin afectar la calidad de vida”, asegura el ginecólogo.

Resultados del PAP o estudio de PCR para VPH

Cuando los resultados del PAP o del estudio de genotipificación para el Virus del Papiloma Humano de alto riesgo son positivos, los especialistas derivarán a través del GES a un ginecólogo oncólogo, quien realizará un examen más específico del cuello del útero, llamado colposcopia, y, en caso de ser necesario, una biopsia.

Una vez diagnosticado el cáncer de cuello uterino, se pueden realizar diferentes tratamientos, que van desde la cirugía hasta la radioterapia y quimioterapia, dependiendo de la etapa en la que se diagnostique el cáncer.

En el comité oncológico se indicará la mejor terapia teniendo en cuenta los resultados y la disminución de los efectos secundarios.

Tratamientos para el cáncer de cuello cervicouterino

Existen diversos tratamientos para las lesiones precancerosas y cáncer cervicouterino que van desde la biopsia, seguimiento controlado, cirugía, radioterapia o quimioterapia.

¿Cuándo consultar a un especialista?

“Por último, es fundamental que las mujeres asistan al control anual con el ginecólogo. De esta manera, se logrará realizar un control global y prevenir diversas patologías, especialmente el cáncer cervicouterino”, según refiere el experto de Clínica Dávila.