Bioimpedanciometría: Un puntapié inicial para un nuevo plan de alimentación

La bioimpedanciometría es un examen que permite determinar la composición corporal de las personas.

Dietas restrictivas, milagrosas, hiperprotéicas o relámpago;  son sólo algunos de los clásicos ejemplos que se utilizan para perder peso o cambiar el aspecto físico.

Sin embargo, estas no tienen demasiado sentido si no hay cambios de hábitos y un registro del antes y el después.

Es por esto que, Marcela Salazar, nutricionista de Clínica Dávila, explica la importancia de realizarse una bioimpedanciometría antes de comenzar los cambios de hábitos.

“Si hay cambios de hábito, lo más probable es que haya una baja de peso y si hay una baja de peso, hay que saber exactamente qué bajó. Porque puede haber bajado grasa, pero puede también estar bajando músculo, cosa que no sería positivo”, comenta la especialista.

La bioimpedanciometría mide la cantidad de grasa, masa muscular, estado de hidratación y edema. Se trata de un examen rápido, seguro e indoloro.

De esta forma, se puede hacer una comparación de la composición corporal del paciente, e identificar de dónde provienen los cambios. Así, el examen se convierte en un indicador de cómo se va avanzando en el camino.

Además, la nutricionista de Clínica Dávila comenta que, lo ideal es que la bioimpedanciometría sea complementada con una calorimetría indirecta.

“Ambos exámenes por si solos tienen objetivos distintos, pero, por ejemplo, si tenemos los dos, yo ya puedo explicar y decir ‘oh realmente yo gasto un montón de calorías, y debe ser porque tengo mucha masa muscular’, por ejemplo”, comenta.

Y agrega que “la masa muscular, es un tejido metabólicamente activo, más que la grasa. Entonces, lo más seguro es que un paciente obeso gaste calorías porque tiene que mover un gran cuerpo, pero no porque tenga una composición corporal muy idónea”.

¿En qué consiste la bioimpedanciometría?

Para realizar este examen, el paciente debe recostarse en posición horizontal sobre una camilla con sus extremidades superiores e inferiores (brazos y piernas) descubiertas. Aquí se instalan electrodos que tardan alrededor de 30 segundos en obtener la información deseada.

Es importante considerar que, para realizar la medición, el paciente debe considerar lo siguiente:

  • Asistir con ropa ligera, no apretada en brazos y piernas.
  • Debe estar descalzo al momento del examen.
  • No puede tener joyas, ni anillos en las manos y muñecas.

Además, existe una serie de instrucciones a considerar antes de someterse al examen:

  1. Debe encontrarse en ayuno de entre 6 y 12 horas (sin sólidos ni líquidos).
  2. No está permitido realizar ningún tipo de ejercicio o actividad física durante las 24 horas previas.
  3. Nada de alcohol y/o drogas durante las 24 horas previas.
  4. Si la paciente es mujer, no puede estar con su periodo menstrual.
  5. Debe orinar antes del examen.
  6. Tiene que avisar si tiene algún tipo de prótesis o está en tratamiento con diuréticos.

¿Quiénes no pueden realizarse este examen?

Existen algunas contraindicaciones para este examen y son:

  • Tener implantes electrónicos, por ejemplo, marcapasos.
  • Pacientes que estén conectados a equipos médicos portátiles como monitores ECG o bombas de infusión.
  • Personas que estén conectadas a sistemas electrónicos para mantenerse con vida, por ejemplo, corazón o pulmón artificial.
  • Mujeres embarazadas.

¿El peso es realmente importante?

Para estar saludable, es importante apuntar a la normalidad, asegura la experta. “Siempre hay que tratar que nuestra meta siempre sea llegar a un estado nutricional normal y siempre, también, tener dentro de todo, todos los compartimientos normales”, puntualiza.

“La grasa dentro de lo normal, la parte muscular dentro de lo normal, el agua dentro de lo normal. Entonces, esa es como la meta, pero es como la meta a largo plazo”, agrega.

Respecto a la importancia que le da la sociedad al peso, indica que, si bien es importante, lo más relevante es saber cómo está conformado ese peso.

Lo anterior, porque “ese peso puede ser predominantemente muscular y en ese caso quizás, no hablaríamos de algo negativo. El problema está cuando realmente este exceso es de grasa y obviamente, eso trae consigo muchas enfermedades asociadas, enfermedades metabólicas o asociadas a la obesidad”, finaliza.